Según los Estados Unidos, el presidente de Siria está preparando otro ataque con armas químicas, por lo que se están preparando para este motivo.

reuters
Foto: Reuters                                                                                                                                                    

 El gobierno de Estados Unidos mediante el consejo de Seguridad Nacional dijo haber identificado “potenciales preparativos para un nuevo ataque con armas químicas” en Siria, por el que ya puso sobre aviso al presidente Bashar al Asad.

Según un comunicado de la Casa Blanca, sus servicios de inteligencia detectaron “actividades similares a las preparaciones que el régimen hizo antes de su ataque del 4 de abril de 2017”.  Además que “si Asad ejecuta otro ataque asesino usando armas químicas, él y su ejército pagarán un precio muy alto“, se advierte también en el comunicado, descrito por analistas como “altamente inusual”.

Y según reportes de medios estadounidenses, el anuncio de la Casa Blanca tomó por sorpresa incluso a su departamento de Defensa, lo que sugiere que el mismo no había sido discutido con otras agencias de seguridad. El comunicado fue leído por el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer.

El gobierno sirio todavía no ha reaccionado al mensaje de Washington, pero Damasco siempre ha negado cualquier responsabilidad en los sucesos de abril pasado.

Y poco después de los mismos, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, también advirtió que “los enemigos” de al Asad estaban planeando futuros ataques con armas químicas para desacreditar a su aliado, un argumento que el Kremlin acaba de repetir.

En su momento, Putin no presentó pruebas de los supuestos planes de provocación con armas químicas. Pero Washington tampoco lo ha hecho en esta oportunidad.

Y, en una curiosa coincidencia, el anuncio de la Casa Blanca se produce justo cuando un estudio acaba de revelar que más de tres cuartas partes del mundo tiene poca o ninguna confianza en la administración Trump.

Los seis años de guerra civil en Siria ya han dejado más de 300.000 muertos y más de cinco millones de refugiados.Y grupos islamistas como el autodenominado Estado Islámico han aprovechado el conflicto para apoderarse de vastas franjas de territorio en el país.