Una chica de 15 años falleció ayer tras ahorcarse por la decisión similar de su amiga. 

el dia

La conmoción causada por la muerte de Lara, la adolescente de 15 años que se quitó la vida en un aula del Colegio Nacional todavía no se había apagado cuando en las últimas horas dos nuevos casos de suicidio adolescente volvieron a sacudir a la Ciudad.

En este caso fue una chica de 17 años y otra de 15 -esta última fallecida ayer- amigas desde hacía 10 años y compañeras de curso en una escuela de Villa Alba, que se quitaron la vida en sus casas en el lapso de pocos días.

El primero de esos casos se registró el sábado 12 a las 11,30, aunque recién trascendió en las últimas horas.Daiana, su protagonista, dejó una carta antes de colgarse del techo de su casa. Allí la encontraron sus hermanos. Cuando la bajaron ya estaba muerta.

El deceso de Daiana, que era hipoacúsica y cursaba estudios en la escuela número 54 -recibiendo apoyo escolar a contraturno en la escuela para hipoacúsicos número 528- tuvo un enorme impacto en todo su entorno.

Entre las más afectadas se contó una de sus compañeras de división en el primero de esos establecimientos: Camila, de 15 años.Camila y Daiana iban a clase al mismo curso en la escuela número 54 y eran amigas desde hacía una década.

Días después de la muerte de su amiga, Camila decidió también poner fin a su vida.Lo hizo colgándose con un cable del parante que sostenía la cortina del baño de su casa.A Camila la encontró la menor de sus ocho hermanos, de cinco años, quien dio aviso a su padre.La menor de 15 años rápidamente fue llevada al Hospital San Martín, donde ayer murió tras una larga agonía.

EL PARTE MEDICO

Alberto Urban, director del Policlínico San Martín, donde Camila permaneció internada, confirmó ayer el fallecimiento en horas del mediodía: “lamentablemente ha fallecido a las 11.45 por un paro cardiorrespiratorio”.

Urban explicó que “la niña ingresó el jueves en estado desesperante tras haberse colgado en su casa. Lamentablemente estaba muy grave y con pronóstico reservado. Se encontraba en terapia intensiva y peleando por su vida, y falleció a las 11.45”.

Fuentes policiales informaron que la menor adoptó esa decisión después de asistir al entierro de Daiana, un hecho que la afectó profundamente.

Le gustaba el deporte y aparte de estudiar en la escuela jugaba al hockey en el club 19 de Febrero.Las mismas fuentes indican que sus familiares desde el principio notaron el profundo impacto que la muerte de su amiga había tenido en Camila.

Es por eso que los padres dialogaron con la adolescente sobre el tema y la acompañaran especialmente durante los días que siguieron al entierro de la primera de las chicas.

No obstante, en un momento en que el papá de Camila salió a hacer un trámite con uno de sus hijos y la mamá estaba trabajando, la chica se ahorcó en el baño de su casa usando un cable.

Según indicaron fuentes de la Dirección de Cultura y Educación, se está haciendo un fuerte trabajo de prevención en la comunidad educativa, con los docentes, los familiares y los alumnos.

Frente a un caso de suicidio este equipo despliega un protocolo que incluye distintas tareas de prevención y contención, según explicó a este diario Silvia Carbarelli, jefa educativa regional.

El mencionado equipo está acompañado en estos casos por un Centro de Orientación Familiar que es el encargado de trabajar en la contención y la prevención con las familias.

El trabajo tiene dos dimensiones, una línea de anticipación que apunta a la prevención y otra que actúa sobre el emergente, el estallido acompañando a los docentes, las familias, los alumnos en un momento signado por el intenso dolor.