Según un ranking publicado por la agencia Bloomberg, en el periodo comprendido entre enero de 2015 y febrero de 2017, la Argentina aumentó su pasivo externo por 55.600 millones de dólares.

Además el Gobierno Nacional quiere cerrar este año tomando más deuda para poder financiarse; en concreto, por un total de 4.600 millones de dólares. Donde en precisión se tomará deuda en el mercado local por 2.600 millones de dólares en euros y 2.000 millones de dólares.

Ya en casi dos años de gestión y sin contar estos últimos 4.600 millones para diciembre, Mauricio Macri ya ha puesto a la Argentina en el tope de la lista  entre los países emergentes más endeudados. Esto ubica al país por encima de otros con economías y mercado mucho más grandes, como China, Corea y México