Además de los 400 mil millones de pesos que el gobierno le prometió a Lagarde, ahora le pide al gobierno de Macri un ajuste adicional de 60 mil millones de pesos debido a la caída de recaudaciones. 

descarga 3

Pese que el Gobierno prometió llegar al déficit cero en la ley de Presupuesto para el 2019, también tendría que tratarse y cuestión que no le caerá bien a la población, un ajuste aun más profundo de lo previsto.  Esto es así porque por las propias medidas del Fondo, la recesión será más profunda y eso afectará la recaudación y el gasto social.

El FMI publicó sus estimaciones de la economía mundial y allí pronosticó que la Argentina tendrá una caída del 2,6% al 3% del PBI este año y del 1,1%  al 2% el año próximo. Sin embargo, el Gobierno estimó en el Presupuesto que 2018 cerrará con “solo” un -2,4% y -0,5% en 2019.

Esa diferencia entre la recesión que pronostica el FMI y la recesión que aspira el Gobierno es que una caída mayor de la actividad implica menos recaudación y la necesidad de un mayor gasto social para paliar los efectos nocivos del ajuste. Esa diferencia entre menos impuestos y mayor gasto social equivale a unos 60 mil millones de pesos, calcula el FMI.

Si bien todavía la noticia no es oficial, se daría a conocer en relación al transcurso de la semana, donde Nicolas Dujovne informaría si esto se llevaría a cabo o no para el 2019, dando un total de 460 mil millones para ajustar la economía y llegar al anhelado déficit 0. Puesto en otras palabras, nunca será posibles según distintos economistas internacionales y de nuestro país.