Un magistrado de la Corte Suprema emitió una cautelar que beneficia a todos los condenados en segunda instancia. Hoy podría quedar en libertad

Esa medida habilitaría al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, detenido en Curitiba el 7 de abril pasado por la causa de coimas y lavado de dinero en la presunta compra de un departamento en Guaruja por parte de terceros. Para el magistrado, la prisión en estos casos es violatoria de la Constitución Federal de 1988.

En el caso de Brasil, apelar las resoluciones de tribunales regionales, como es el caso del Tribunal en Porto Alegre. Impone, que suelten inmediatamente a “ante los que hayan sido presos en cuanto existe un trámite de apelación” en tribunales superiores y agrega a que debe “reservarse la detención para los casos que verdaderamente se encuadran dentro del artículo 312 del mencionado código procesual”.

La resolución del Magistrado Marco Aurélio no fue casual. Hoy es el último día de actividades judiciales antes de iniciarse el receso por vacaciones o las llamas ferias judiciales como en Argentina. El abogado de Lula, Cristiano Zanin se apresuró a pedir a la justicia federal regional de Curitiba que dejen libre a su defendido.

La decisión de Marco Aurelio podría ser revertida a partir de este jueves, cuando comienza oficialmente el receso en el tribunal. El presidente de la Corte y el ministro Dias Toffoli, podría revocar la cautelar.