Este Gobierno ah empeorado no solo a la clase pobre y más pobre de nuestros país, si no que además las clases medias y altas. En la nota veremos un repaso anual de las políticas que perjudicaron a la gran mayoría de los argentinos.

El comienzo del 2018 empezó con una fuerte caída del turismo en todos los rincones turisticos del gran territorio argentino, donde era más barato irse de vacaciones a Brasil que viajar en el interior. Un dolar casi a $19 pesos, los primeros tres meses no hicieron efecto a lo que si iba a venir después con un terreno totalmente preparado desde la economía.

Con la excusa de la sequía del campo que no ayudo a las exportaciones, en la macro y micro economía se tejían distintas especulaciones a lo que iba a desatar una crisis interna, que con el aumento indiscriminado del Dolar a mediados del año, la mega inflación y la perdida del poder adquisitivo, iba a profundizar la caída del consumo como nunca antes vista en los últimos 15 años.

Además, la caída del consumo se sumo a la liberación total de importaciones, por que lo que obligaron a muchas Pymes a cerrar definitivamente, dejando miles de argentinos sin empleos, donde iba a disminuir aun más el consumo, provocando una gran caída de la actividad económica en el segundo trimestre, llegando al 25%. Esa caída es aproximadamente el 3% de PBI.

El gradualismo, político liberal impuesta por el Gobierno se formo a una caída profunda en la Argentina, convirtiendo del 15% de pobreza en el 2015 a más del 30% durante los 3 años de gestión de Mauricio Macri.

El sacarle impuesto a los más pudientes en la Argentina, como el campo, las minerias y las transacciones bancarias, hizo que el flujo de dinero para no perder los hilos financieros salgan de los más pobres, donde al bajar los subsidios, aumentar las tarifas y las tasas de interés en prestamos hipotecario, desinflarían el colchón que tenia la gente para poder soñar con vivir dignamente y no provocando cada vez más pobreza. La promesa de POBREZA 0 quedaría truncada, como tantas otras promesas.