El Gobierno había dado su palabra en la implementación de 1817 viviendas pero su promesa fue trunca y nunca fue saldada.

En la provincia del Litoral hace 3 años, también sufrió una fuerte inundación, por lo que el primer mandatario en ese entonces prometió la construcción de viviendas para los damnificados y familias humildes sin techo. Solo se construyeron el 0.8% y aun no fueron entregadas

.En abril del 2016, el presidente había anunciado que para 25 localidades entrerrianas iba a construir 1.817 viviendas. En esa oportunidad, el Instituto Autárquico de Planeamiento y Vivienda (IAPV) intervino en la elaboración de los proyectos y los cedió a los municipios en noviembre de 2016.

Actualmente, tras la crecida del Río Uruguay, unas 300 familias de Entre Ríos tuvieron que ser evacuadas. Las lluvias no cesan y varias localidades se declararon en emergencia hídrica, vial y social, por lo que la Nación envió camiones con colchones, ropa, frazadas, agua y alimentos, indicaron fuentes oficiales. Pero lo que no envió el Gobierno fueron los recursos prometidos hace tres años para realizar las viviendas que fueron destruidas por las inundaciones del 2016 y nuevamente de este 2019.

El relevamiento de las obras en ejecución muestra que se iniciaron las viviendas en 8 de las 25 localidades para las que se habían anunciado, es decir, en el 32% de las localidades donde se iba a trabajar de manera urgente. La cantidad de viviendas iniciadas fue 570 casas, lo que representa un 30,6% del total, con un avance de obra en general muy bajo.

En 17 municipios todavía no comenzaron las obras comprometidas, esto significa que de 1.247 casas no se pegado ni siquiera un ladrillo. En algunos casos se firmaron convenios Nación-Municipio, pero nunca se enviaron los fondos. En otros casos se generaron los proyectos, pero nunca fueron aprobados por la Nación.