Ante el conflicto interno y externo que tiene Venezuela, ahora el Gobierno de Trump decide sobre los fondos del país Latinoamericano.

Es un claro mensaje de que Estados Unidos siempre decide y tiene como objetivo acabar con el Gobierno de Maduro y controlar la economía junto a las reservas de petroleo de dicho país. Es una acción más que tienen los norteamericanos sobre las decisiones soberanas de un territorio.

Es por eso, que mediante la decisión de la Casa Blanca, permitirá a la oposición venezolana controlar fondos del Gobierno de Nicolás Maduro que estén en cuentas mantenidas por el banco de la Reserva Federal o cualquier otra entidad asegurada, anunció este martes el Departamento de Estado norteamericano.

Un día después de sancionar a la petrolera estatal (PDVSA) por 7 mil millones de Dolares, fuente clave de ingresos para Venezuela, Washington ha brindado otro gesto económico a Juan Guaidó, al que el gobierno de Donald Trump reconoce como presidente legítimo del país sudamericano desde su autoproclamación la semana pasada.

A través del Departamento de Estado, informó en un comunicado de que su máximo responsable, Mike Pompeo, autorizó el 25 de enero a Guaidó a “recibir y controlar” propiedades del Gobierno o del Banco Central de Venezuela en entidades financieras estadounidense, con vistas a ayudar a la Administración “legítima” a “salvaguardar estos activos en beneficio del pueblo venezolano”.

Por último,ya el domingo, horas antes de que sancionara a PDVSA, el senador Marco Rubio, quien es el responsable de la desestabilización del Gobierno de Maduro, avisó que las autoridades estadounidenses traspasaron el control de varias cuentas del Estado venezolano que están bajo jurisdicción de Washington, a Juan Guaidó.