Pese a un miércoles y jueves negro y recordando la megadevaluación del 2018, el Gobierno dijo que no hay que preocuparse.

Todo comenzó el viernes 1 de marzo cuando inició la apertura de sesiones ordinarias del Congreso de la Nación Argentina, en el día que habló Mauricio Macri, el Dólar comenzó a trepar. Pero para los interesados en la economía, no es el principal motivo, si no que se preveía por motivo de la fuerte caída comercial desde principios del año y la resaca que dejo el 2018.

Y no fue solo el déficit comercial, si no que empiezan a resonar las campanas del vencimientos de las tasas de las Leliq que impuso el Banco Central, donde vencerían más 800 mil millones de pesos y para sostener la especulación, se encrudece no por el vencimiento, si no por la fuga de capitales ya que cuando hay picos de crisis, lo especuladores son los primeros en tocar las puertas de las contiendas financieras.

En el día de ayer (miércoles) y un jueves negro como el de hoy, el Dólar subió más del 6% y se encuentra en $43,50 con una suba en las tasas de liquidez al 51.86% y un riesgo país de 740 puntos. A pesar de la devaluación del Peso argentino, la mala noticia es que no se quedará en ese precio, por que lo único que haría que la moneda extranjera tenga un freno, sería subir las tasas a un 60%, lo que implicaría no poder pagar los intereses.

Otro de los mecanismos que utilizó el BCRA fue vender Dólar futuro, como hizo Caputo en el 2018, pese a la negación del FMI de sacar Dólares del Tesoro para contener la demanda, pero a las pocas horas fue un revés y un guiño al Gobierno para que venda, como ocurrió el año pasado, donde se fugaron más de 20 mil millones de Dólares.