La disputa paso a las contiendas de la Justicia Electoral de Córdoba, que tendrá que tomar cartas en el asunto, la Jueza Marta Vidal.

Falta poco para el 12 de mayo, dentro de sesenta y dos días, el gobernador Juan Schiaretti tendrá un escenario favorable para su reelección porque las fuerzas de Cambiemos irán divididas a las elecciones provinciales: Mestre lo hará con la Lista 3 radicalismo y Negri con un frente que aún no tiene nombre. Ambos lo decidieron a través del tribunal electoral.

Negri ante la prensa dijo: “La nuestra es una pelea moral; somos los que expresamos la alternancia, en este espacio hay radicales; mi compañero de fórmula, Baldassi del PRO; Luis Juez del Frente Cívico es nuestro candidato a intendente en la ciudad de Córdoba; nuestras las listas que integran además, son militantes y dirigentes de la Coalición Cívica. Más allá del nombre Cambiemos, en este espacio estamos los socios fundadores y en mayo vamos a competir por la gobernación de Córdoba”.

Ante la situación, hay que esperar que dictamen toma la Jueza Electoral Marta Vidal, por lo que Negri enfatizó “Yo le dije a la jueza que para el 17 de marzo, dentro de una semana están habilitados a votar 2.450.000 cordobeses. Y cincuenta días después, para las generales del 12 de mayo están habilitados 2.900.000 votantes. Y le pregunté: si las condiciones de logística no están aseguradas para mayo, ¿se van a realizar esos comicios?, me dijo que no. ¿Entonces por qué va a autorizar estas internas si la logística no está asegurada?”.

Por otra parte, Mestre con un panorama no tan alentador manifestó que “Yo soy respetuoso de lo que diga la Justicia, siempre lo fui. No voy a adelantar opinión hasta que la jueza Marta Vidal resuelva la cuestión elevada por la Junta Electoral de Cambiemos. Y le voy a decir lo que siempre dije, que sean los cordobeses quienes elijan al mejor candidato para enfrentar a Juan Schiaretti y ponerle fin a 20 años de gobiernos peronistas. Córdoba necesita alternancia”.

La cuestión ocurre desde que Massot históricamente estuvo enfrentado a Mestre, que es uno de los que operó fuerte para que Macri juegue en Córdoba, que le sirvió apoyo del oficialismo provincial y otra con Cambiemos, de tal manera que es muy importante la provincia de Córdoba, por que eso desalentaría una de las provincias más importantes del país, por la cual ganó Macri en el 2015. Es así, que Schiaretti, debido a la partición del partido, el Gobernador se aseguraría la reelección por la fuerza que tiene el PJ en la provincia, pese a ser aliado hasta ahora de Macri.

Con Cambiemos desintegrado, sólo resta saber, si además de la gobernación, el PJ vuelve a colocar a un intendente peronista en la ciudad de Córdoba: el diputado y ex intendente de San Francisco, Martín Llaryora va primero en las encuestas, y muy cerca está Luis Juez, que pelea por regresar al municipio.