Al hablar de la UCR, nos tenemos que trasladar a hechos históricos que marcan un antes y un después en los ciclos en la política Argentina.

Al analizar la historia de nuestro país y ponemos el foco en la última etapa del Radicalismo, nos trasladaremos desde la asunción en 1983 de Raul Alfonsin (UCR), hasta la alianza con partidos de derecha como en la actualidad con Cambiemos. La UCR ya perdió de optimismo el formación de una Argentina prospera y más igualitaria como alegaba Saenz Peña o Yrigoyen.

En 1983 cuando triunfo Raul Alfonsin, fue Presidente luego de un oscuro periodo antidemocratico, la sociedad en su gran mayoría apoyaba a su Primer mandatario. Una de sus primeras medidas fue la ansiosa y prometedora creación de la CONADEP y juicios a las juntas militares, hecho de reivindicación del periodo político de ese entonces. Luego bajo una gran crisis que dejo la dictadura militar y las fuertes presiones internas y externas, el Gobierno de Alfonsin no pudo hacer frente ante estos hechos que marcaron una profunda crisis económica.

Distintos motivos fueron marcando la historia. La Alianza de 1999 con Fernando de la Rúa(UCR), cuando el Radicalismo se fusiono con distintas facciones de la Derecha, Peronistas no afiliados con Menem y entre otros partidos. Era la oportunidad que tenia la UCR de tener presente y marcar la historia Argentina con hechos propicios del bienestar general. La generación del trabajo, en contener la inflación y la promesa de crecimiento, no se llevo a cabo. Contrariamente, el Presidente de la Rúa con su equipo de trabajo hizo todo al revés;- desempleo, reducción del salario al 13%, la crisis económica y social, el Corralito y Megacanje- fueron políticas desacertadas para el pueblo argentino. Lejos de una buen camino en mejorar las vidas de las personas, fue peor y en Argentina, al terminar por la renuncia del Presidente, se encontraba con un 51% de pobreza.

La gran pregunta se haya en remitirse a los hechos y estando situados en un 2015, el Radicalismo fue oposición durante 12 años pero sin gran caudal de poder en el país, para ser gobierno nuevamente tenía que aliarse. No obstante, decide formar nuevamente una alianza, pero esta vez con empresarios acaudalados en mejorar sus negocios, se los conoce por la costumbre de que sus negociados se hicieron siempre a costa del estado. Los Macri, Caputto, Peña Brawn, Grobocopatel, entre otros, bien provechosos en sus economías en la última dictadura militar y el Menemismo.

Además, recordemos el paso de Julio Cobos (UCR) como Vice-Presidente del 2007 al 2011 que fue atrás con el voto del articulo 125, donde el Gobierno de ese entonces no pudo aplicar la ley de retenciones para distribuir la riqueza tan necesaria como política de estado en Argentina.

La historia deja rastros y en el 2015 sucedió volvió a ocurrir lo mismo, donde nadie de la esfera política se lo esperaba. El Radicalismo se unió al Pro junto a otros partidos con la participación de la Coalición Civica y fueron Gobierno. Entonces la gran problemática fue la UCR, que en estos años se aglutinaron y le dieron la espalda al pueblo. Siempre aliados a la derecha, a la Iglesia y a Dictaduras, la famosa UCR ya es una bomba de tiempo y los argentinos tenemos que aprender que nunca más confiemos en la Unión Cívica Radical.