Gustavo Bordet del Frente Justicialista en su unión para dichas elecciones, ganaría por el lento recuento de los votos por 58,15% contra un 33,65% de Atilio Benedetti por Cambiemos

Con una asistencia del 80% de los entrerrianos a las urnas, las cifras del resultado del escrutinio seguidas con preocupación en la Casa Rosada, arrojan una diferencia de 20 puntos para el Gobernador Gustavo Bordet del Frente Para la Victoria frente a la fórmula de Cambiemos, liderada por el radical Atilio Benedetti.

De confirmarse los datos extraoficiales, que según fuentes de ambos partidos arrojarían esa amplia diferencia de 20 puntos (55 % para Bordet y 35 % para Benedetti), la brecha hacia las generales sería muy difícil de remontar.

Cambiemos sufrió un fortísimo revés si se compara la performance de Benedetti en las legislativas de 2017, en las que arrasó con el 53 % de los votos frente al bloque justicialista que sumó el 38 % de los sufragios. Entonces Cambiemos se había quedado con tres de las cinco bancas en el Congreso y se había impuesto en comunas históricamente dominadas por el Justicialismo.

Las expectativas del candidato radical, secundado por el jefe del PRO entrearriano, Gustavo Hein, apuntaban a que la brecha fuera inferior a los dos dígitos, de manera de poder remontar esos resultados en las generales del 9 de junio. Similar escenario se venía planteando la Casa Rosada que le adjudicaba una diferencia de tan solo 10 puntos, según los sondeos oficiales.

De esta manera el Gobierno pierde otra pulseada en el clima electoral y Entre Rios se suma a Neuquen, Rio Negro y Chubut. Entre todas las ciudades, la imagen de Macri retrocedió un 40% en su conjunto.