Argentina esta viviendo un momento de incertidumbre total, desde la suba del Dólar , el riesgo país y la caída de los Bonos en Wall Stret, se produce un gran colapso en todas las áreas de la economía del país.

La convulsión económica de un jueves negro, retrotrae a fantasmas del pasado, donde desde hace tres años y medio el Gobierno produjo que en el país se sintiera fuertemente el impacto en los aspectos económicos planteados desde el Poder Ejecutivo, el Banco Central y el FMI.

Aunque Mauricio Macri le eche la culpa a la vuelta de Peronismo o el lanzamiento del libro de Cristina Fernandez de Kirchner, no hay que dejarse embaucar por que esta producción de volatilidad económica la produjo el propio Presidente. Desde el comienzo del nuevo Gobierno, las medidas económicas tomadas marcaron un camino a la perdición, comparables con 1989 y el 2001. La consigna queda en la merma del sálvese quien pueda.

El Banco Central por la corrida bancaria del “miércoles negro” y el “jueves Black”, llego a un 8,4% la suba del Dólar respecto al martes 23 de abril, ubicandolo en 47,50%. Argentina, hoy no tiene la capacidad para contener la corrida cambiaría del momento , por que de hecho si lo quiere controlar en poner un freno a la venta de activos, no podría por el hecho de que afectaría al país en un default técnico mucho más rápido de lo que se viene produciendo.

El riesgo país es un factor que afecta al país a la toma de créditos por que alienta a la caída de bonos en el exterior y así mismo si la moneda norteamericana sigue creciendo, los “pactos de caballeros” y la regulación de precios ejercerá una presión que afectara la suba de combustible y así mismo la de precios cotidianos en el mercado interno.

Es cuestión de tiempo para que nuestro país implosione, los buitres se acercan y el más perjudicado es el que menos tiene. El cierre de Pymes, fabricas, kioscos, restaurantes, tiendas, entre otros, fue creciendo por la incertidumbre y la recesión que el propio Macri produjo con la ayuda de los Estados Unidos.

Argentina, país productor de alimentos que puede alimentar 530 millones de personas, es insostenible que en distintas localidades del país haya chicos muriéndose de hambre, abuelos que no llegan a pagar sus medicamentos y familias endeudadas con bancos y financieras, llega al punto de explotar. El desequilibrio en todas las balanzas comerciales, alientan al punto de un gran caos social.