La lucha por estas instituciones marcan un antes y después de la gran crisis insostenible. Desde no poder pagar la luz, hasta el abandono por parte del estado provincial.

Las entidades barriales sufren los salvajes aumentos de los servicios y reclaman una ley ante el peligro de cierres masivos. Debido al agravamiento de la crisis económica y el avance del ajuste y los tarifazos, más de 4000 entidades sociales de todo el país corren riesgo de cerrar sus puertas este año, de esos 3000 se encuentran en la provincia de Buenos Aires, lo que afecta a la pérdida de espacios de contención fundamental para las familias.

Clubes de Barrio reclamando en la Municipalidad por la rebaja de tarifas

Si tomamos el ejemplo de los clubes de barrio en la ciudad de La Plata, veremos que hay más de 600 clubes que están casi en abandono total, no llegan a pagar los servicios y los vecinos no pueden asistir con una cuota societaria que ayude al desarrollo de la institución.

En los últimos 3 años, si bien hubo acercamientos del Gobierno de Maria Eugenia Vidal, la cuestión se volvió cada vez peor por la inflación que no para, ante esas medidas organizaciones de clubes barriales, le pidieron a la Gobernadora que tome cartas en el asunto.

Ante el reclamo de organizaciones barriales, el Nuevo Movimiento Sur de la ciudad de La Plata, le exigió al Gobierno una asistencia financiera. Por lo que pudo acceder La Jornada, es que podría concretarse con articulación de la Municipalidad de La Plata, una asistencia en carácter de subsidios para que distintos clubes puedan afrontar gastos cotidianos y que no cierren, brindando la contención para miles de chicos que se encuentran vulnerables.