La característica de la app es son vídeos tipo selfie, con una extensión de entre 15 segundos y 1 minuto. En el primer trimestre del año fue la app más bajada desde EE.UU. en el Apple Store.

La red se destaca del resto por ofrecer alguna característica única. En este caso, el nuevo boom tecnológico conquista al mundo por su desfachatez, proviene de China y se llama TikTok. Por el público al que apunta y la frescura de su propuesta, se convierte en la competencia directa de Instagram.

En realidad, TikTok, que se traduce como “sacudir la música”, es la evolución de Musical.ly que a finales de 2017, la matriz China ByteDance compró por 1.000 millones de dólares -la misma cifra que Facebook pagó por Instagram 5 años atrás- y de la que heredó 200 millones de seguidores.

La línea de inicio que propone es simple de cumplir pero complicada de ejecutar. La idea es grabar videos tipo selfie, con una extensión entre 15 segundos y 1 minuto, que logre cierto ritmo narrativo y un toque de comicidad. También están habilitadas las transmisiones en vivo.

Uno de sus mayores atractivos es la forma de reproducir los clips, ya que se trata de un rollo continuo de Stories en formato vertical. Basta con hacer un scroll descendente con el dedo para que avancen las diferentes exposiciones. Se rige también por la tiranía del Me gusta y se pueden buscar tendencias a través de hashtags.

A los videos, se los puede complementar con diferentes efectos de realidad aumentada, filtros, stickers o haciendo playback de las canciones favoritas. Y Una vez cocinado se comparten con los contactos de la red, que de momento, pocos superan los 25 años.