La cifra se eleva respecto al primer trimestre del 2019 en comparación a los datos arrojados por el INDEC en el 2018.

La pobreza en vez de bajar como prometía el Gobierno de Cambiemos, cada mes aumenta más y eso se da por la inflación y el desempleo. El INDEC arrojo datos importantes a principio de este año, donde durante el 2018 la pobreza creció a un 32%, y en tres meses aumento un 3% más, llegando al 35%. Es decir, hoy en Argentina hay más de 15 millones de personas pobres.

Se acercan las elecciones y el Gobierno vuelve a prometer las mismas promesas de la campaña del 2015, baja inflación, disminución de la pobreza, generación de empleos, entre otras ridículas promesas. Pero la realidad se ve en las calles, a las familias no les alcanza para pagar las tarifas, la comida y eso reduce el consumo produciendo cierres de negocios y Pymes todos los días.

La pobreza es un actor muy cruel para una sociedad, ya que la brecha de ganancias entre los más ricos en la Argentina crece todo el tiempo. El 10% de los ricos ganan 22 veces más que el 20% de los más pobres, por lo que en la torta general de ganancias en un país, los más pudientes se llevan el 89%.

La pobreza vuelve aumentar y en tiempos de recesión se espera que en diciembre alcance términos porcentuales cercanos a un 42% a nivel nacional. Si en tan solo un trimestre aumentó un 3%, quiere decir que hay alrededor de unos 700 mil nuevos pobres.