¿Se imaginan nuevamente un mundo de privatizaciones en la Argentina? ¿Una reforma laboral? ¿ Y terminar con la industria nacional?

En el Mercosur, durante 20 años no se firmo el tratado de libre comercio por el hecho de que el acuerdo pretendía que empresas europeas compitan libremente en licitaciones por compras y participaciones de organismos estatales. Que quiere decir esto, es que implicaría de que haya una liberación de aranceles en productos europeos sin cobrar impuestos, desvalorizando completamente la producción de las Pymes y las industrias nacionales. También prevé la posibilidad de participar en la compra de porcentajes o total de empresas como YPF, Aereolineas Argentinas, sumando parques eólicos y pozos petroleros.

El documento abre grandes interrogantes sobre aspectos sensibles, como el futuro de las iniciativas del ‘compre nacional’, las barreras para-arancelarias y la participación de compañías europeas en negocios locales, que podría abrir tensiones con los intereses de otras grandes potencias como China o los Estados Unidos, junto a Brasil los tres principales socios comerciales de la Argentina.

Sobre aranceles que anticipa una serie de 17 puntos, afirma que la UE liberará un 91% de sus importaciones en un plazo de hasta 10 años, mientras que el plazo para el Mercosur será de 15 años, y comprende la eliminación de la totalidad de los aranceles para sectores como los autos, las autopartes, la industria química y los productos farmacéuticos.

En el punto 12, otro de los polémicos puntos, es el detalle de la gestión de empresas de control estatal, como YPF, Aerolíneas Argentinas o Petrobras. Estas firmas deberán ser administradas bajo criterios estrictamente “comerciales”, en una condición que en los hechos acota potencialmente el margen de maniobra de un gobierno a la hora de implementar políticas públicas o de desarrollo estratégico de determinados sectores a través de estas firmas. En pocas palabras achique del estado, por que si son estrictamente comerciales, acopia la idea de que cuando quisiesen pueden vender el paquete accionario que controla estado.

Otro punto muy sensible es Según es que las compras por parte de ministerios y organismos gubernamentales, como los poderes legislativos, judicial o las universidades nacionales, libre competencia para las concesiones de servicios o proyectos de obra pública, como también la construcción de autopistas en las cuales la firma ejecutora financia su obra a través del cobro de peajes.

La letra chica del acuerdo traería diversos problemas en la producción nacional de productos con valor agregado, solo favorece al sector agricola-ganadero donde solamente un puñado de personas más los extranjeros que tienen millones de hectáreas, puedan enriquecerse como hace 100 años atrás, donde solo prevalecía en la Argentina los productores de materia prima.