Luego de dos jornadas seguidas con subas importantes, la divisa solo bajo unos ocho centavos para cerrar a $43,70.

Luego de dos jornadas de fuertes subas del dólar que hacían preocupar al mercado, el Gobierno no tardó en reaccionar. Este miércoles, el Banco Central salió a intervenir con vehemencia en futuros y logró ponerle un techo a la divisa.

De esta manera, el billete terminó retrocediendo unos diez ocho para cerrar a $42,50 en el segmento mayorista y a $43,70 en el promedio minorista.

Como se sabe, el atraso cambiario es la principal apuesta electoral de Macri, quien tiene muy presente que su intención de voto evoluciona de acuerdo a la cotización de la moneda estadounidense.

Tras un expreso pedido oficial, en el último staff report de este lunes el FMI le permitió a Sandleris un mayor margen de intervención en el mercado de futuros -en torno a los 6.600 millones de dólares adicionales- para poder transitar las PASO sin tanta volatilidad. Recordemos que la venta del dólar futuro estuvo penalizada y fue llevada además de Cristina Fernández de Kirchner, a otros funcionarios del Gobierno anterior, por la venta futura de la moneda extranjera.

“Para equilibrar la demanda de bancos y empresas, el Banco Central siguió vendiendo futuros de dólar a plazos cortos, pero con tasas altas, siendo julio al 59% de TNA y agosto a 57% TNA”, indicaron desde ABC Mercado de Cambios.

Los operadores coinciden en remarcar la presencia del Central y que si bien por ahora está ganando la pulseada, “el mercado se despertó y ya no tiene la tranquilidad de unas semanas atrás”.

Parte de esta mayor demanda del billete viene dada por una expansión monetaria producto de la mala renovación de las Leliq que provocaron que en la primera quincena de julio el promedio de la base monetaria se haya ubicado $10.000 millones por encima de la meta oficial.

Este miércoles registraron el mismo comportamiento al adjudicarse solamente $255.933 millones de los $272.247 millones que vencían -a una tasa promedio de corte de 58,74%, causando una expansión de $19.200 millones.

Por el contrario, el Tesoro tuvo una buena licitación de Letes y Lecaps, adjudicando 900 millones de dólares de las primeras y $74.120 millones de pesos de las segundas. Sin embargo, se volvió a evidenciar un alto diferencial de tasas entre las letras que vencen este año y las del 2020 -unos 3,24 puntos porcentuales en dólares-, lo que refleja el temor del mercado respecto al pago de compromisos de un próximo gobierno.