La jubilada, de 66 años, sufría diabetes y ya se le había extraído el dedo de un pie. El PAMI, del cual era afiliada, confirmó que también iniciará acciones legales.

Se trata de una jubilada afiliada al PAMI que ya había sufrido la amputación de parte de su pie por un diagnóstico de diabetes. Esa cirugía, sin embargo, no tuvo los resultados que esperaban y por eso se programó una nueva intervención para extender la amputación, en el mismo miembro, pero hasta la rodilla.

En el futuro cercano la espera ahora no solamente una nueva operación para que los médicos seccionen el miembro indicado. Además, tendrá que dar pelea en la Justicia para conseguir un resarcimiento.

Según informó el canal C5N, se trata de una mujer jubilada de 66 años afiliada al PAMI que sufre de diabetes y debía someterse a una amputación debido a las consecuencias de su enfermedad.

La mujer ya había sido sometida a una extirpación de una parte del pie de la misma pierna y, en esta ocasión, se debía amputar la pierna a la altura de la rodilla.

Sin embargo, al despertar de la anestesia, fue la propia paciente quien tomó conciencia de que los cirujanos le habían cortado la pierna sana, por lo que pasó a tener entonces las dos piernas amputadas.

Anuncios