El salto del dólar del $46,6 a $57 abortó el proceso de baja de la inflación y ahora se espera un repunte concentrado en los próximos 90 día.

El dólar dio un salto de 22,5% en una semana y descalabró la trayectoria de todas las variables de la economía, al punto tal que cuando este jueves el Indec dio a conocer el 2,2% de inflación de julio, ya no había nada por celebrar. La desinflación de cuatro meses consecutivos se terminó el lunes y en agosto los más cautos hablan de al menos 4% de inflación. Otros no descartaban esta semana que llegara al 7%, pero la confirmación del congelamiento de las naftas por 90 días hace pensar que el guarismo no será tan alto.

En sí, los especialistas creen que en los próximos tres meses se concentrará una suba de precios de aproximadamente el 15% y que el pico se registrará en septiembre, cuando impacte de lleno la suba del dólar y no en agosto, que estadísticamente contiene 10 días con inflación descendente y el dólar calmo. En consecuencia, para fin de año las primeras proyecciones hablan de al menos 50% de inflación interanual.

Una de las estimaciones más elevadas la dio la consultora Elypsis en su último reporte: “La inflación acumulada de los últimos doce meses es de 54,4%, la más baja desde marzo. De no mediar una estabilización rápida y duradera del tipo de cambio, este promedio se acelerará en los próximos meses. Nuestra estimación de inflación fue revisada al alza. De mantenerse el escenario actual, sería 64,1% para 2019”.

En tanto, para la consultora Analytica los precios subirán al 50% anual y para el fondo SBS la inflación cerrará entorno al 55% anual este año, misma estimación que maneja Gabriel Gómez Caamaño, economista de la consultora Ledesma.

Consultados los especialistas respecto del impacto de la baja del IVA para los bienes de la canasta básica, no son muy optimistas. Frente a un alza del 22,5% en el precio del dólar que se traslada automáticamente al precio del trigo y rápidamente al resto de la cadena de valor, una reducción del costo de 9,5% en los bienes de la canasta básica, no consideran que logre amortiguar sustancialmente la suba de los precios. #Arma un buffer en el margen bruto del último eslabón de la cadena que puede contribuir a amortiguar el impacto. No mucho más. Tal vez sea más importante lo de los combustibles desde el punto de vista de retrasar impactos directos y de segunda ronda. Aunque no es gratis”, advirtió Gómez Caamaño

Fuente: La Politica Online

Anuncios