Tras el incendio del pulmón del planeta de más de 72 mil focos siguen en llamas, el humo toxico llegaría a la Argentina.

A pesar de que Jair Bolsonaro, el Presidente de Brasil se burló de la circunstancias y no dio ninguna resolución para apagarlo, distintos países del mundo y organizaciones ambientalistas, indicaron que el pulmón mundial podría afectar a otros países por el dióxido de carbono que emana los focos de incendio.

El incendio que destruyó gran parte de la selva amazónica se extiende a otros países y el humo empezó a afectar a las provincias del norte argentino y podría llegar a Buenos Aires. Ante eso, ambientalistas y meteorólogos advierten sobre la formación de nubes contaminantes que pueden provocar problemas respiratorios.

El primero en hablar del tema fue el director de Cambio Climático y Políticas de World Wildlife Fund (WWF) de Paraguay, Oscar Rodas, quien calificó al desastre en la selva brasileña como “una catástrofe continental” que “tendrá impacto mundial”.

Rodas aseguró que las nubes negras del incendio que están empezando a afectar al norte argentino provocan “problemas a la salud de las personas desde el punto de vista pulmonar y alergias”. El fuego “se extendió a una porción del Chaco Paraguayo y a la zona de Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia, sur continental y es muy difícil controlarlo”, advirtió.

El director de WWF basó su análisis en imágenes satelitales que muestran “manchas negras que representan acumulación de humo en la atmósfera”. “Esas nubes bloquean la luz del sol, como ocurrió la semana pasada en el Chaco Paraguayo”, dijo y remarcó: “Hace semanas que los incendios forestales vienen acumulando grandes cantidades de humo y es probable que los focos continúen apareciendo hasta octubre”.

El ingeniero medioambiental Mauricio Cogollo explicó a este medio que “existe la posibilidad de que las nubes lleguen a Buenos Aires”. “La circulación de aire contaminante en la atmósfera es global, puede desplazarse miles de kilómetros”, sostuvo y puso como ejemplo las cenizas que llegaron a la capital argentina tras la erupción del volcán Puyehue en 2011. “No estamos exentos”, señaló.

El desastre en el Amazonas comenzó el 10 de agosto y afectó a unas 500 mil hectáreas de la selva en Brasil. Desde entonces, los focos se extendieron a zonas del Chaco Paraguayo, parte de Bolivia, Uruguay y Perú.

FUENTE: TN

Anuncios