El retiro simultaneo de dólares por parte de los ahorristas de los bancos se acelera cada día más y hasta algunos no pudieron sacarlos por falta de liquidez.

El país vuelve nuevamente a encontrarse con el ciclo de una mala praxis en materia económica. El Gobierno de Mauricio Macri a propósito y otras por burradas, quisieron implementar un ciclo imposible de darse en el país y en el resto el mundo, la liberación de los mercados y la especulación financiera ya nos mostró que trae consigo una crisis espeluznante. Durante la semana oscura que se vivió en la Argentina, se espera que el comienzo de una nueva traerá los peores problemas que puede tener un gobierno y sus habitantes, la salida y la rifa de dólares no podrá traer un alivió.

Desde las PASO hasta el viernes 30 de agosto se fugaron y sumado a lo que los ahorristas sacaron de sus cuentas se acercó a una cifra de más de 14 mil millones de dólares, algo totalmente peligroso para la sostenibilidad financiera y económica de un país. Recordemos que Argentina es el país luego de Estados Unidos que más dólares dispone por persona.

A partir de mañana, el Banco Central pondrá a disposición como paso en el 2018 una cifra de 5 mil millones de dólares para contrarrestar que el dólar suba fuertemente por la negación de los mercados financieros. Esta crisis ya no tiene remedios si se sigue despilfarrando activos internacionales para la demanda de dólares. Los problemas que traerá es que el corralito se este acercando cada día más, si muchas personas a la vez quieren retirar sus dólares de los bancos y estos bancos le compran al central millones de dólares para poder contener la salida de ahorros, no será posible la eficiencia de otorgarle a todos los ahorristas la cantidad de lo que pretenden sacar.

Dicho en otras palabras, a mayor demanda de dólares menos reservas quedan en el país, por lo que atenta a una suba indiscriminada del dólar y así obligadamente a quedarse con los activos de las cajas de ahorro en dólares de los ahorristas y empresas.

En el 2001 fue el desencadenamiento de una crisis mortal para nuestro país, la contención de dinero donde la gente no confía en los bancos para que se los guarden, alienta a que cada día menos personas quieran tener sus dólares en entidades financieras.

El camino a una nueva crisis económica y financiera en Argentina comenzó en diciembre del 2017 con la reforma previsional, pero recrudeció en abril del 2018 cuando el Gobierno decidió que los bancos puedan desplegar activos a los mercados extranjeros sin ninguna traba. Por lo que condujo a una fuga de capitales como nunca antes vista en la historia del país en tan poco tiempo.

La unica solución al problema es un control de cambio y no la disposición a la venta de 5 mil millones de dólares para que bajen las reservas del Banco Central, con un control de cambio contenes la suba del dólar , la inflación y no generas que el país estalle totalmente en una semana.

Anuncios