Fue un trabajo durante este fin de semana, donde Macri y sus funcionaros pese a los reiterados mensajes sobre el tema del dólar, escucharon y dispusieron un control a la venta de la moneda norteamericana en grandes operaciones.

A través de un decreto publicado en el Boletín Oficial, el Gobierno anunció la restricción de la compra de dólares para grandes operaciones, la obligación de exportadores de liquidar divisas y la autorización del pago de impuestos con bonos. El límite para pequeños ahorristas será de hasta 10 mil dólares por mes.

El Gobierno nacional implementó un cepo cambiario ante la crisis de dólares que generó el modelo de Mauricio Macri. Desde el lunes, la compra de divisas requerirá la autorización del Banco Central.

Por la mega devaluación, que llevó al tipo de cambio de $ 45 a $ 61, los ahorristas comenzaron a retirar sus dólares del banco, al punto que sacaron más del 10% en los primeros diez días hábiles después de las PASO.

El Banco Central, conforme lo previsto en su carta orgánica, establecerá los supuestos en los que el acceso al mercado de cambios para la compra de moneda extranjera y metales preciosos amonedados y las transferencias al exterior requerirán autorización previa, con base en pautas objetivas en función de las condiciones vigentes en el mercado cambiario y distinguiendo la situación de las personas humanas de la de las personas jurídicas”, reza la resolución que redactó el fin de semana el jefe de Gabinete, Marcos Peña.

El BCRA deberá definir los condicionamientos para comprar moneda extranjera y diferenciar entre personas físicas y jurídicas. El viernes, la autoridad monetaria que preside Guido Sandleris perdió U$S 1.943 millones de reservas por la salida de depósitos bancarios principalmente.

Las reservas disponibles al viernes para enfrentar el período de turbulencia cambiaria actual eran de U$S 11.800 millones en el mercado contado spot, a lo que se agregan U$S 2.300 millones en el mercado de futuros respetando los limites acordados con el FMI.