Por la crisis económica y social que golpea fuertemente a los sectores más humildes del país, el conurbano bonaerense en donde más se ve la pobreza y millones de chicos asisten a comedores barriales.

Los comedores del conurbano bonaerense no pueden suplir muchas veces la dieta necesaria para poder asistir a millones de familias que no tienen para darle de comer a sus hijos. La mal nutrición crece día a día y la Gobernadora Vidal no hace nada para poder suplir o al menos aumentar el presupuesto de $27 pesos por racionamiento de comida para cada personas.

La pobreza que produjo el Presidente Mauricio Macri en conjunto con sus millonarios funcionarios se burlan de la sociedad y no miran como sus medidas golpean fuertemente a los sectores más humildes de la sociedad.

El futuro de la Argentina está en juego y a modo de ejemplo como en otros puntos del país, la pobreza aumenta y golpea a los más débiles que son los chicos. La mal nutrición es el peor perjuicio para poder desarrollar un propero mañana en tema educativo y formativo, ya que si un chico no está bien nutrido su cerebro no se desarrolla y así no puede crecer con todas las herramientas que si lo puede tener alguien que se alimenta bien.

Es hora de decir basta y pensar para adelante. No es un relato la pobreza, es una realidad y los medios de comunicación no te van a mostrar la pobreza que generó el inútil de Mauticio Macri, abramos y digamos basta a esta política impuesta por el neoliberalismo.

La Argentina tiene que salir adelante y sale por la energía del pueblo. Un pibe tiene que comer para que el país tenga un futuro y que sea fruto de un avance nacional, el comer es un derecho y no un privilegio en el país que produce alimentos para más de 500 millones de personas.

Anuncios