El Presidente Macri firmó el decreto 591/19 que modifica la Ley de Residuos Peligrosos [decreto 181]. Nuestro país será receptor de residuos peligrosos contaminantes.

En medio de la incertidumbre que se vivió días atrás por la crisis económica, el nefasto presidente de la nación firmó un decreto en donde modificó una normativa de la Ley de Residuos Peligrosos y, tras esta, Argentina podrá ser receptora de basura contaminante.

De acuerdo al DNU, Argentina no ratificará por la autoridad nacional ambiental la inocuidad sanitaria y ambiental en la importación de residuos. Según la norma, “esta situación resulta de imposible cumplimiento en la práctica, ya que los países exportadores únicamente emiten constancias indicando que en el marco regulatorio local, la corriente residual no es considerada un residuo peligroso”.

 De esta manera, se genera un campo abierto al ingreso de muchos residuos. En la nueva normativa, Cambiemos redujo el artículo 1°. A su vez, se elimina la descripción “de todo tipo de residuos, desechos o desperdicio procedente de otros países, cuya nómina de carácter no taxativo se indica en el anexo I del presente decreto”.

Pedido de derogación

La Federación Argentina de Cartoneros, Carreros y Recicladores (FACCYR) exigió que se derogue de manera inmediata esta normativa. Para la FACCYR, la nueva disposición facilita “la apertura indiscriminada de importaciones de basura cuyo impacto económico y ambiental podría ser de dimensiones catastróficas”. “En lugar de potenciar la recolección, se facilita la importación de los residuos de los europeos”, expresaron desde un comunicado.

Para la Federación, con esta medida “nos transformamos en el basural del mundo”. “Hace un año China cerró la importación de cartón, papel y plásticos, ya que recibían residuos imposibles de ser procesados”, aseguraron desde desde FACCYR. En consecuencia, “Argentina recibirá toneladas de basura acumulada que rechazó el país asiático”, consideró la Federación y registró Infocielo.