Los inspectores se autoconvocaron por segunda vez en el Obelisco para reclamar justicia por Cinthia Choque y Santiago Siciliano, que todavía pelea por su vida. Denuncian “permanentes” situaciones de agresión.

Agentes de tránsito del Gobierno de la Ciudad se concentran en el Obelisco para pedir justicia por la inspectora que murió al ser embestida por un automovilista durante un control vehicular en Palermo y para pedir mejores condiciones laborales.

Los trabajadores y las trabajadoras se autoconvocaron en el cruce de las avenidas 9 de Julio y Corrientes, en pleno centro porteño, luego de haberse manifestado también el domingo por la anoche, a raíz de la muerte de Cinthia Choque de 28 años y las heridas sufridas por al agente Santiago Siciliano de 30, ambos atropellados por Eugenio Veppo.

El auto de Eugenio Veppo que atropello a los agentes de transito

Veppo es periodista y actualmente asesor del Registro de Datos Genéticos del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos a cargo de Germán Garavano.

“Siento miedo, lo que le pasó a Cinthia es horrible y no quisiera que le pase a Santi, que tiene un nene chiquito que lo ama y lo adora”, dijo la novia de Siciliano, Rocío, en diálogo con el canal de noticias TN desde el lugar.

La joven, también inspectora de Tránsito, explicó que ella y sus compañeros trabajan “sin la Policía” y que no sabe “cuál es el justificativo” para la falta de colaboración por parte de la fuerza de seguridad porteña, ya que se supone que tienen “que trabajar en conjunto”.

Además, explicó que los conductores “a veces se dan a la fuga o directamente no paran”, y que en este caso el conductor “no les dio tiempo a nada, los levantó y se fue”.

La novia del herido dijo que los agentes reclaman también por mejoras en sus condiciones de trabajo, ya que están inscriptos como monotributistas y, por ese motivo, no cuentan con un servicio de Aseguradora de Riesgos del Trabajo (ART).

Rocío agregó que están “pidiendo algo básico para cualquier trabajo y que cambiaría por lo menos la situación de resguardo y las condiciones de seguridad”.

“Si el Estado, el propio Gobierno, te lo brinda de esta manera, ¿qué podés esperar de las demás empresas?”, dijo, y siguió: “Es insostenible, esta chica que murió estaba hace seis años como monotributista, siendo madre de familia, con lo difícil que es eso”.

En ese sentido, el tío de Siciliano, Miguel Camacho, contó que su sobrino “empezó a trabajar ahí hace un par de años, y hace tres semanas se había pasado al área de Control de Alcoholemia para ir creciendo”.

“El tema fundamental es el trabajo, esto ya se cobró la muerte de Cinthia y son chicos que necesitan trabajar, pero esto los desbordó y creo que tocó fondo, permanentemente viven situaciones de agresión y siempre están para el insulto del ciudadano”, añadió.

Camacho dijo que anoche recibió una llamada del vicejefe de Gobierno y ministro de Justicia y Seguridad porteño, Diego Santilli, y que le pidió que no lo deje “afuera de la causa, para que esta persona vaya presa y pague por lo que hizo”, y “que les dé una mano a los chicos”.

“No pueden ser monotributistas trabajando para el Gobierno de la Ciudad, pero me dijo que no dependía de él, sino del ministro (de Transporte de la Nación) Guillermo Dietrich”, concluyó lavándose las manos.

El secretario de Transporte del Gobierno porteño, Juan José Méndez, informó que los agentes asignados a los operativos de control de alcoholemia “trabajan mucho durante su entrenamiento” para poder abordar situaciones de agresividad por parte de los conductores.

Horacio Larreta, el Jefe de Gobierno de Capital Federal , lo único que dijo al respecto fue a través de las redes sociales, donde dijo que van a ir a fondo en este caso.

“Es bastante frecuente, se nota en la calle el nivel de agresividad, trabajamos mucho para evitar estas situaciones. Hay mucha violencia de género, el 54 por ciento de los agentes son mujeres y las insultan y agreden”, explicó el funcionario a en diálogo con Radio Mitre.

Méndez agregó que lo sucedido en Palermo “está fuera de toda previsión y es inadmisible”, por lo que espera que “caiga todo el peso de la ley” sobre el conductor. “Lo que nos indigna más es el abandono, es inadmisible”, concluyó, pero que no agregó nada respecto al tema de que los inspectores son monotributistas.