Desde noviembre de 2015, el poder adquisitivo cayó casi un 20% y las proyecciones hablan de un desplome similar al que generó la salida de la convertibilidad en 2002 que fue del 23%.

A pesar de que el Gobierno haya confirmado el pago de un bono de $ 5.000 para trabajadores del sector privado y anteriormente para los estatales, la gestión de Mauricio Macri se encamina a terminar su mandato con el peor derrumbe salarial desde la crisis social del 2002. Esto quiere decir que los sueldos habrán perdido casi una cuarta parte de su valor en cuatro años.

Según un informe del Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), las remuneraciones acumulan 21 meses consecutivos con caídas. Desde noviembre de 2015, el poder adquisitivo arrastra un declive del 18,4%.

En este contexto, el ministro de Producción, Dante Sica, oficializó el pago de un bono que tendrá como piso los $ 5.000 y que sería abonado en octubre. El Gobierno esperará el dato del Indec sobre la inflación de agosto para delinear los detalles de la erogación.

Los ingresos laborales retrocedieron el mes pasado 8,4% interanual, tres décimas más que en julio. En lo que va del año, la inflación ya acumula 30,5% y en términos interanuales marca 55,1%.

Por las devaluaciones y tarifazos, la suba de precios ya acumula un alza de 243% desde diciembre del 2015.

Anuncios