El candidato de Todos confía en que un triunfo amplio facilite un acuerdo para bajar precios y la tasa de interés.

Un triunfo contundente y un control pleno del Congreso es la foto que intentará mostrar Alberto Fernández en diciembre, para ejecutar el consenso social que acordó este miércoles con la UIA y la CGT en Tucumán.

Si ambos objetivos se cumplen con un porcentaje de 55 puntos que intentará sacar en octubre para convertirse en el presidente más votado desde el retorno democrático superando a Cristina Fernández de Kirchner en el 2011.Aunque el afán no pasa por ahí, si no que repercute en que si aumenta la cantidad de votos podría tener más legisladores dependiendo las provincias.

Pra sobrepasar el 55% de los votos, tendrá que hacer foco principalmente en las provincias grandes son las que eligen más diputados, por lo tanto necesita crecer en Buenos Aires, Córdoba y la Ciudad, distritos donde Fernández está haciendo foco en la campaña que recién comienza.

La Patagonia es un sector clave pero no por la cantidad de electores, si no por los senadores y diputados que puede llegar a sumar. Por ejemplo en Rio Negro el hecho de que salga primero su candidato Martín Doñate, sumaría dos Senadores a la cámara alta y tres diputados a la cámara baja. En la Pampa con la amplia diferencia en las PASO se asegura diputados y senadores. Por último el bastión importante y petrolero es Neuquen, donde intentará subir la intensión de votos.

Los objetivos luego de diciembre sería a través de un consenso, lograr que los empresarios no remarquen los precios mayoristas, los sindicatos no exijan aumentos salariales impagables y, tal vez lo más complejo, que los operadores financieros no migren al dólar si el Banco Central baja las tasas.

La presencia de los gobernadores e intendentes del conurbano será permanente en la campaña y, de ganar, en los primeros meses de gestión, una forma de exhibir el control político de casi todo el territorio.

Anuncios