El ministro de Hacienda no tiene inconvenientes en subir el salario de sus asistentes, mientras millones de trabajadores argentinos no llegan a fin de mes.

A través de la resolución Resolución 725/2019 de la cartera dirigida por Lacunza, designó a cinco asesores y luego les modificó su sueldo a partir de septiembre. Todos cobrarán más de $200.000.

Los consultores cobraron entre 1631 y 1833 unidades retributivas por los 11 días de agosto en los que asumió Lacunza, que se traducen entre $81.223 y $91.283. Sin embargo, a partir de la nueva decisión del flamante funcionario macrista los salarias se elevaron a entre $221.610 y $249.000 de remuneración bruta (unos 204 mil de salario neto, sin tener en cuenta los descuentos de Ganancias).

Los nuevos valores amplían la abismal diferencia entre los funcionarios y los trabajadores, en medio de una crisis económica cada vez más profunda. Si se toma en cuenta el mayor de los sueldos de los asesores, la relación con el Salario Mínimo Vital y Móvil ($16.625) es de casi 16 a 1.

Anuncios