Mauricio Macri y Lacunza se reunieron con los directivos del organismo internacional para que destrabaran la situación y hubo una fuerte negativa por parte del fondo.

Luego de la reunión con funcionarios del Gobierno nacional, el FMI postergó su decisión sobre el otorgamiento de un desembolso de U$S 5.400 millones hasta después de las elecciones. El director interino del organismo financiero, David Lipton, afirmó que seguirán colaborando con Argentina para ayudar al país frente a la difícil situación económica, pero no dio lugar al pedido de Cambiemos.

“Nuestro diálogo y estrecha colaboración con las autoridades argentinas continuará con las reuniones técnicas que tomarán lugar esta semana y antes de las reuniones anuales” del FMI en octubre, anunció el reemplazante de Christine Lagarde, a través de un comunicado. Sin embargo, dadas las elecciones generales previstas para el 27 de octubre en argentina, los plazos podrían estirarse aún más.

Del lado argentino, el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, sostuvo nuevamente que Argentina había cumplido sus metas fiscales y monetarias. Ni siquiera la imprevista participación del presidente, Mauricio Macri, logró que los directivos del Fondo Monetario Internacional aprobaran el desembolso.

La reunión tuvo lugar en Nueva York, al margen de la Asamblea General de Naciones Unidas. Ahora, el Gobierno tendrá su última oportunidad en la misión técnica en la que se encontrará con el FMI en Washington, el próximo 14 de octubre.

Anuncios