El mismo día que se conoció el aumento de la pobreza, también se supo que el “empleo de calidad” cayó estrepitosamente.

La cantidad de puestos de trabajo registrados bajó en julio 0,9% respecto de igual mes de 2018, al sumar una caída de 106.400 empleos, informó el Ministerio de Producción y Trabajo. En tanto, en agosto el empleo registrado del sector privado en los principales aglomerados del país marcó una baja de 2,5% interanual, en un contexto en el que la totalidad de las grandes ciudades presentaron variaciones negativas.

En diciembre pasado la cantidad de trabajadores registrados fue de 12.213.000 empleos, mientras que en julio se ubicó en 12.107.000 puestos, con una caída de 0,87% entre una punta y otra.

En lo que respecta a los asalariados registrados del sector privado, en julio se contabilizaron un total de 6.083.900 puestos de trabajo, con una reducción de 131.200 empleos (2,1%) respecto a igual mes de 2018. En la comparación interanual, el empleo privado aumentó en seis de las 24 provincias del país y en cinco de los 14 sectores productivos que releva la medición del Ministerio de Producción y Trabajo.

Las provincias con subas interanuales fueron Neuquén (5,5%), Santa Cruz (1,6%), Salta (1,1%), Chubut (0,9%), Corrientes (0,4%) y Jujuy (0,1%). Por el contrario, las mayores caídas se verificaron en Tierra del Fuego (10,5%), Catamarca (7,4%), Formosa (5,6%) y Santiago del Estero (5,3%).

Por sectores productivos, el mayor crecimiento se dio en Explotación de Minas y Canteras (5,5%), Pesca (5,4%), Agricultura, ganadería y silvicultura (2%) y Enseñanza (1%). En tanto las principales caídas se dieron en la Industria manufacturera (4,7%), Comercio (3,8%) y Transporte, almacenaje y comunicaciones (3,3%).