No se podrán realizar actos públicos y masivos, difundir encuestas y vender alcohol en los comercios.

Hoy desde las 8 a.m comenzó la veda electoral, momento en que termina oficialmente la campaña para estos comicios presidenciales, gubernamentales y municipales. Las restricciones previstas aplican para todos los candidatos, partidos políticos y la ciudadanía, con el objetivo de garantizar un proceso lo más transparente posible.

Bajo la veda, los candidatos no podrán realizar actividades de campaña ni actos, así como tampoco se podrán difundir encuestas y sondeos preelectorales desde 48 horas antes del inicio de los comicios y hasta su cierre, a las 18 horas del domingo 27.

Tampoco se podrán difundir proyecciones sobre el resultado de la elección durante su transcurso – los famosos bocas de urna – y hasta después de tres horas del cierre. O sea, recién podrá hacerse a las 21, cuando se conocerían los primeros datos oficiales.

El Código Nacional Electoral también estipula que está prohibido realizar espectáculos masivos al aire libre o en espacios privados, lo que incluyen al teatro, al deporte y cualquier reunión popular. Tampoco se podrán entregar boletas en un radio de ochenta metros de las escuelas sedes de votación y los locales partidarios que estén ubicados en esas zonas deberán cerrarse.

En tanto, los electores no tienen permitido portar armas, usar banderas o distintivos vinculados a los partidos políticos durante la elección, doce horas antes y tres horas después de culminada la misma.

Respecto a la venta de bebidas alcohólicas, la veda también afectará a los comercios porque no podrán comercializarlas desde el sábado a las 20, justo doce horas antes de la apertura de las mesas. Horario en el que deberá finalizar cualquier actividad masiva. Los bares y restaurantes tampoco podrán proveer de alcohol pero sí se podrá consumir en los hogares.

Lo que aún no está contemplado en la veda son las redes sociales, donde se podrá publicar cualquier contenido sin ningún tipo de restricción.

Anuncios