La oferta que hizo Daniel Marx incluye quita de capital, extensión de los plazos y rebaja de intereses. Los papeles están con su precio por el piso ante la imposibilidad de pago heredada por Macri.

El economista Daniel Marx le llevó una propuesta al ministro de Economía, Martín Guzmán, para renegociar los más de U$S 300.000 millones de pasivo que dejó le Mauricio Macri al Estado argentino. El documento que redactó el flamante consejero de la deuda incluye quita de capital, intereses y postergación de los vencimientos.

Marx, Horas después de ser convocado para fundar el Consejo Asesor de la Deuda que colaborará a Guzmán en las discusiones con los acreedores, redactó una oferta concreta, donde el ex funcionario esbozó un 20% de quita al capital que representan los títulos públicos, de la mitad del interés y un aplazamiento por cinco años de los vencimientos.

Por lo tanto, si Guzmán acepta la proposición, le llevarán a los acreedores la idea de que un bono que se haya emitido por U$S 100, con cupón del 8% y caduque en 2020 se canjearía por uno de U$S 80, una tasa anual del 4% y que venza en 2025.

Hoy el precio de recompra de los papeles difiere sustancialmente de su valor nominal, sobre el que Marx propone realizar el recorte. Si se lleva a cabo la oferta del fundador de la consultora Quantum Finanzas, tenderá a mejorar la cotización de los bonos. Las quitas dejarían al valor nominal en un nivel por encima del precio de recompra, como en la actualidad, pero sustentable, y el Gobierno cuenta con los recursos para cumplir con esta propuesta.

Los acreedores, incluidos los fondos buitre, fueron conscientes de la inminente crisis de deuda al momento en el que se hicieron de los bonos argentinos. El propio riesgo país ofició de evidencia, que el jueves cedió al valor más bajo desde el 18 de octubre, pero no por ello debe desestimarse como alarmante su cierre, en la frontera de las 2.100 unidades básicas.

El día de su toma de posesión, Alberto Fernández había adelantado las pautas de la renegociación de los pasivos: “Vamos a encarar el problema de la deuda externa. No hay pagos de deudas que se puedan sostener si el país no crece. Tan simple como esto: para poder pagar, hay que crecer”.

El Gobierno cuenta con la responsabilidad de asumir la realidad que Cambiemos negó. Para eso, en su presentación ante la prensa, Guzmán anunció la creación de un consejo asesor integrado por exfuncionarios del área de Finanzas de gobiernos anteriores, donde figuran Marx y Adrián Cosentino.

Además, estableció una unidad ad-hoc especial para la Gestión de la Sostenibilidad de la Deuda Pública Externa, que Guzmán dirigirá como ministro. Será la encargada de diseñar las políticas de deuda pública externa.