Aunque muchos medios de comunicación salieron al ataque por las escalonadas medidas a favor de la gente que indico Alberto Fenández, nosotros te lo explicamos a modo de entenderlo sencillamente.

A menos de una semana de la asunción del Presidente Alberto Fernández, el Gobierno envió al congreso una serie de medidas a modo de favorecer el ingreso de los que menos tienen y cobrarles impuestos a los sectores más favorecidos del país. Entre ellas se encuentra el aumento de las Jubilaciones, AUH, actualización de retenciones al campo, favorecer a las Pymes, doble indemización, entre otras políticas de estado a favor de la distribución de la riqueza el fomento del crecimiento económico en la Argentina.

Actualización de retenciones al 2018

La suba de los aranceles a las exportaciones agropecuarias no es una suba del porcentaje para la soja en este caso como tanto se habló durante este fin de semana, si no que es una actualización sobre el computo de los $4 pesos por dólar y actualizarlo a como era en septiembre del 2018, llegando así al 30% de retención. El impuesto al campo, redundará en un freno a la suba del precio de los alimentos, mayor ingreso de divisas y una suba en la recaudación impositiva para volcar al incremento del gasto social del Estado, cuestión que Macri no favoreció al campo en general, solo que a unos pocos terratenientes que grandes latifundios.

En este caso, lo que hace el Estado con los aranceles es generar distintos tipos de cambio según las ventajas comparativas de cada sector. Es decir, si el dólar industrial es 63 pesos, el de la soja, con un arancel del 30%, es de 45. El campo argentino es el de mayor productividad del mundo, por eso puede ganar dinero con un dólar menor, fruto del descuento que significan los aranceles. El productor agropecuario argentino es eficiente, pero la mayor parte de su súper productividad se debe a la naturaleza del suelo argentino y su clima. Además, recordemos que muchas de esas tierras no fueron compradas en su antigüedad legitimamente, en nuestro país no es como en los Estados Unidos que te dan la tierra a cambio de que produzcas y pagues como arrendatario. Cada terrateniente en la Argentina en dueño de sus tierras pero siempre y cuando generen alimentos al mercado interno y no solo sea para exportación, solo se favorece a su bolsillo dejando sin comer a miles de argentinos.

Aún tomándolo como solo un impuesto, Argentina hace lo mismo que cualquier país, le cobra más a quien más capacidad contributiva tiene. Alemania le cobra a la industria para subsidiar al campo, porque es la industria la que más ventajas tiene.

Por otra parte, como los argentinos exportamos lo que comemos, sin los aranceles llegamos a la paradoja de producir comida para 580 millones de personas y tener 6 millones con hambre. Los aranceles bajan el precio del dólar y así reducen los costos de producción de alimentos.

Indemnizaciones y moratoria

El decreto que duplica las indemnizaciones por seis meses es para evitar que el desastre económico no derive en un desempleo récord en pocos meses. No será un obstáculo para la generación de empleo porque es solo para los trabajadores ingresados antes de la fecha del decreto. No hacer nada hubiera sido un suicidio social.

Simplemente sirve para contener al empleo y junto a la moratoria a las Pymes y medianas empresas, conjuntamente con la activación del consumo, el país vuelva a tener el circuito de la economía y lograr un crecimiento oportuno para el avance en materia del mercado interno y así también generar empleo.

Jubilaciones y AUH

Los jubilados y pensionados que cobran la mínima y los beneficiarios de la AUH tendrán un aumento de una suma fija. Con ese monto, tendrán un aumento total anual superior a la inflación. A diferencia de lo que se piensa, no es una medida que busca expandir la economía a cambio de un deterioro fiscal. Lo que piensa el equipo económico es que si no se enciende la economía vía consumo entonces si sobrevendrá una recesión que será negativa en términos fiscales.

En el congreso se tratarán estas medidas, la suba a las jubilaciones esta por verse si va ser en el cambio del porcentaje o va ser un 20% a las jubilaciones desde enero o diciembre y contemplarla para el resto del año con medidas trimestrales o semestrales de aumentos.

Precios cuidados

La idea es salir de la recesión vía suba de ingresos directos e indirectos. No solo se subirán salarios y jubilaciones, sino que a la vez se busca abaratar los precios de los bienes y servicios que consume la población. Ahí apunta Precios cuidados, como también el silencioso armado de una canasta básica alimentaria a precios muy bajos y la tarjeta alimentaria que llegará a ocho millones de personas.

La lógica del proceso es dar vuelta el esquema macrista, por que ya no se espera el derrame, si no que se pone dinero en el bolsillo a la gente para que consuma y así aumente la producción y el empleo. Cuando haya más consumo vendrá la inversión.

Deuda

Martín Guzmán llamó al ex secretario de finanzas Daniel Marx para que lo asesore en la renegociación de la deuda. El ex hombre de Cavallo llegó con una propuesta concreta que le pareció “razonable” al ministro. La idea es una quita de capital del 20%, una rebaja de la carga de intereses del 50% y postergar todos los vencimientos por 5 años. Si se logra ese objetivo, el panorama externo luce bien.

Coparticipación

La idea de la redistribución de ingresos también es geográfica, por que el Presidente ha dicho en reiteradas oportunidades que se viene un gobierno más federal. Esto contrasta con la política macrista que favoreció a la capital.

Esta semana Cristina hizo una fuerte crítica sobre la disparidad de lo que recibe en términos de coparticipación CABA que cuenta con 3 millones de porteños con respecto a La Matanza de dos millones de personas, pero que la diferencia es abismal. Todos leyeron que se viene una modificación en la coparticipación federal a favor de la provincia de Buenos Aires, el territorio de Axel Kicillof.

El presupuesto del 2019 para Capital Federal fue de más de 320 mil millones de pesos, mientras que la Matanza fue de apenas 10 mil millones de pesos. Con lo que se busca de la coparticipación es distribuir más equitativamente, Larreta anunció un presupuesto de 500 mil millones de pesos para el 2020, mientras que La Matanza será de más de 20 mil millones. Una de las medidas que se presume de este Gobierno, es quitarle por coparticipación a CABA Y darle a otras localidades con cierta cantidad de personas para un crecimiento más federal.