La ex ministra de seguridad quiso criticar una posible legalización de la marihuana pero sus argumentos la dejaron mal parada y que nada tienen que ver con los beneficios de la planta natural.

Patricia Bullrich, a pocos días de haber abandonado una gestión polémica al frente del Ministerio de Seguridad, quiso opinar de un posible proyecto para la legalización del cannabis y dio a conocer su negativa con un insólito argumento. Ella dice que la Marihuana provoca muertes, pero por el hecho de lo que provoca, si no que mucha gente muere por el narcotrafico de la misma.

Ante la posible legalización en la Argentina, Bullrich dijo “Si se quiere discutir la liberación del cannabis, yo les diría que lo piensen un poco porque los países que lo han hecho, si usted lee cualquier periódico, le va a mostrar que es lo que está pasando con la liberación de marihuana en país único. Si lo liberaríamos en todo el mundo, estoy de acuerdo. Ahora en país único, se transforma en un mercado muy complicado. Así que piénsenlo. Hoy hay muchas muertes por el cannabis y por la droga”, lanzó la exministra, entrevistada por Intratables.

Ante su contundente declaración, desde el piso de ciclo de debate le repreguntaron por las muertes que provoca la marihuana, a lo que la próxima presidenta del PRO retomó con mayor ímpetu y datos incorrectos: “Absolutamente. Usted va a cualquier lugar donde se vende cannabis, o marihuana, o cocaína, y el problema de la comercialización es enormemente fuerte. Vayan a España o a México con la marihuana. Los carteles de Sinaloa manejan la marihuana con un nivel de violencia enorme”, remató.

Vale aclarar que en México, uno de los países que más sufren por el narcotráfico, la venta de marihuana no está ni legalizada ni regulada por el Estado. Entonces el problema no es el Cannabis, si no es su ilegalidad, que deja afuera el tema tributario que podría tener la venta de Marihuana legal y descartar por una buena vez el negocio del narcotrafico de la planta.

Estados Unidos en el estado de Colorado con solo habilitar su uso para recreación con un limite en su compra, provoco que el sistema impositivo recaude miles de millones de dólares, al igual que Holanda y Canadá. Si Argentina lo regula y la habilitación lleva a la legalización, nuestro país podría llegar a recaudar 5 mil millones de dólares por año si se vende recreativamente, y así llegar a un mercado que incentive miles de puestos de trabajo.