El delegado de la central de inteligencia más importante del mundo, Ross Newland, reveló que financiaban operaciones en la Argentina con la aprobación de Stiuso.

El delegado de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en Buenos Aires, Ross Newland, reveló que desde Estados Unidos operaban con el entonces jefe segundo de Contrainteligencia de la Side, Antonio “Jaime” Stiuso. El funcionario norteamericano definió al ex espía como “un rasputín” al que todos le temían debido a que tenía carpetazos de información.

“Jaime era el número dos de Contrainteligencia en aquel momento. Financiábamos diferentes operaciones de fijación de objetivos. Queríamos que hicieran ciertas cosas para resaltar ciertos objetivos”, afirmó Newland.

El delegado de la CIA hizo la afirmación en el documental sobre la muerte de Alberto Nisman que se estrenó en Netflix. “A veces coincidían con sus intereses y a veces no, pero en el medida que lo hicieran promovíamos los nuestros. Así que ambas partes salían ganando”, sostuvo Newland.

El delgado de la CIA sostuvo que Stiuso basaba su poder en la amenaza de tener información de todos: “Creo que le encanta esa imagen de Rasputín, y le gusta figurar como se dice en la Argentina”.

Con la pretensión de mostrar las supuestas dos hipótesis en torno a la muerte del fiscal Alberto Nisman, el gigante del streaming Netflix comenzó el año estrenando la producción documental de Justin Webster “Nisman: el fiscal, la Presidenta y el espía”, y rápidamente se convirtió en tendencia tuitera -pues nadie quiere perderse el estreno resonante- alimentando el debate.