Nuestro país no solo atraviesa una deuda con bonos extranjeros, el FMI e de manera interna, si no que también tiene una deuda que arrastra toda su vida.

Los argentinos estamos endeudados por nuestra propia idiosincrasia, además de los miles de millones de dólares que la Argentina se endeudo en los últimos cuatro años por la pésima administración del Gobierno de Mauricio Macri. La deuda parte desde lo financiero, hasta en la educación, en la sociedad, salud, trabajo, política y seguridad.

Una de las deudas más grande de la Argentina es la del respeto entre los argentinos y mucho más desde los políticos hacia nosotros. La política se configura por su significado como una herramienta de transformación social, pero que no esta intrínseco en nuestra sociedad como un arma que transforme una cuestión negativa en la sociedad de un país, si no que sirve y es utilizada como un mecanismo de corromper a todos aquellos que quieren poder cambiar para el bien a la Argentina.

La deuda de la política en la Argentina, parte desde como se configura el poder, cada político que llega a puesto jerárquico antes paso por una serie de pasos que va desde la “militancia” barrial hasta la “rosca” política donde se configuran en un futuro en un puesto laboral en el entramado del sostenimiento público burócrata argentino. La pregunta parte, si hay tanta militancia en nuestro país, como es todavía que no se sanearon los problemas de la pobreza de Argentina, si no es que todos los que llegan a la política fueron militantes barriales que luego pasaron a ser referentes de agrupaciones o movimientos que se transformaron en partidos políticos?.

Los intereses en la acumulación de bienes y liquidez siempre fueron la impericia de todo ser humano, nuestro egoísmo parte del querer más y siempre un poco más, no hay limites. Los negociados dentro de la política partes por intereses de solo unos pocos, que son los que se llenan los bolsillos a costas de millones de argentinos. Eso trae luego otras cuestiones que tornan en lo internacional, donde distintos países desarrollados se enriquecen a costa de los países más pobres. Bueno, eso también pasa en una sociedad, donde solo unos pocos se enriquecen a costa de otros.

Desde el entorno político que se configura en una de las deudas más importante en la Argentina. Partimos desde ahí que en la educación hay un gran déficit en el aprendizaje, muchos políticos argentinos y de los sectores más pudientes del país, ven a la educación pública como un aguantadero para los clase media pobre y pobres. Los políticos son unos de esos, por que no hay uno solo o sola en el país que sea clase media, todos los que están en el estrato del poder son clase alta y millonarios. El gran negocio de la política es la madre de todas las deudas de la Argentina.

Hablando un poco de la economía de los argentinos, hay millones de personas que están endeudadas con sectores bancarios y financieros, donde para pagar otras deudas, se siguen endeudando. Bueno, eso le ocurre de manera similar al país, se endeuda a costa deintereses privados y extranjeros para pagar deudas de otros y eso se torna en una bola nieve que cada día crece más y perjudica a los sectores bajos que viven el día a día.

En la Argentina no hay políticos buenos o malos, todos saben que sucia es la política, son puras falacias que muestran a dirigentes que realmente se avoquen por el bienestar del otro. Todos tienen sus intereses personales y es algo de otro mundo que un dirigente político o gremialistas sean asquerosamente ricos.

Las preguntas más frecuentes son:

¿Por que todos los políticos en la Argentina o en su gran mayoría son abogados? ¿Acaso ellos tiene un gran rol social y pueden llevar el bienestar de todos los argentinos? Por que no hay más sociólogos, científicos, antropologos, entre otros como funcionarios de primera linea en nuestro país.

Si todos los políticos que nacen desde la militancia o algunos no, esos militantes trabajan por ese mismo político y cuando llegan al poder, esos militantes son descartados. ¿Si hay tanta militancia y todos llegan y parten desde ahí, por que hay tanta pobreza en la Argentina? Pueden llegar a decir que la culpa la tiene el sector privado, pero miles de políticos son financiados por esas mismas empresas. ¿Cual es la lógica?

¿Al FMI le debemos por que queremos y no pudimos pagar nuestras deudas, o es un mecanismo político financiero internacional para someter a un país y quedarse con sus recursos? ¿Esa decisión que la toman políticos lo hacen por que tienen intereses económicos personales?

Se dice que la educación es la herramienta para abrir la mente y así una sociedad avance desde todos sus puntos. ¿ Pero por que en la Argentina hay tantos profesionales que no tienen laburo o laburan en negro en algo que no es lo que pretendieron hacer luego de haberse recibido, no será que no están en la política?

¿Por que cuando una persona capacitada le pide trabajo a los funcionarios estos se manera agresiva y prepotente los sacan a las patadas?

¿ Por que los Diputados y Senadores tienen un sueldo tan acaudalado y otros que cobran tan poco? ¿Acaso los Senadores y Diputados le mejoran la vida a los argentinos que realmente lo necesitan para salir de la profunda pobreza?

A modo de conclusión, en esta editorial muestro los puntos más razonables de la política y que la deuda en nuestro país, no es solo con intereses privados y extranjeros, si no que tambien la deuda parte desde la sociedad y la política. La Argentina tiene deuda por todas partes, deudas con la educación, la salud, la seguridad, el trabajo, la producción, entre otros.