El ministro de educación nacional dialogó con la Jornada Online y se refirió al sistema educacional nacional y como lo desfinanció el macrismo en los últimos cuatros años.

Nicolas Trotta

En diálogo con La Jornada Online, Nicolas Trotta reconoció las dificultades económicas que atraviesan hoy el país y cómo eso va a impactar en todos los ámbitos esenciales para el desarrollo social, como lo son la salud y la educación. Entre otros puntos lamentó que, durante el 2019, bajo la administración de Macri, la desinversión en el plano educativo fue tal que cayó más de 1,4% del PBI. Sin embargo, también destacó el esfuerzo que está llevando adelante el estado en el despliegue de la modalidad de educación a distancia, con la implementación de la plataforma Seguir Educando y un operativo del reparto de 7 millones de cuadernos con contenidos educativos para estudiantes primarios y secundarios.

Tras afirmar que la vuelta a clases dependerá de una decisión sanitaria y no educativa, en clara referencia al avance de la pandemia del nuevo coronavirus y su mitigación, y consultado sobre julio o agosto como fechas tentativas, el ministro dejó más dudas que certezas: “Todo es posible. Pero no lo sabemos nosotros, no lo sabe el comité de expertos. Nosotros tomamos una decisión que es clara, de priorizar el cuidado de la salud”, sentenció.

Para Nicolás Trotta el enfrentar una pandemia cómo la actual supone un esfuerzo muy grande y un gran aprendizaje humano. Los interrogantes que surgen son, entro otros, ¿Cómo hará una familia donde hoy casi no tiene ingresos, debido a las restricciones por la cuarentena y demás, para poder seguir regularmente las actividades y propuestas esgrimidas por el plan Seguir Educando, cuando quizá la prioridad sea la alimentación y la vestimenta de abrigo bajo el comienzo invernal? ¿Será suficiente el ingreso de emergencia de $10.000 para lograr dar un empujón al esfuerzo a aquellos sectores socioeconómicos más postergados?