Más del 50% de los inquilinos no pueden pagar el alquiler y muchos locatarios los obligan a no solo endeudar los pagos, si no que también a ser desalojados.

La pandemia nos acecha en la vida sanitaria y nos provoca también consecuencias económicas,especialmente, impactan cuando hablamos de los inquilinos y locatarios. Actualmente en los contratos de alquiler de una propiedad, por la crisis económica sin precedentes que vive el mundo
y se reciente aún más en nuestro país, la gran mayoría de los inquilinos no pueden cumplir con el pago, y eso provoca rapidez y efectos no deseados entre las personas que han firmado un contrato de cualquier naturaleza y donde tendrán que reconvenir sus deberes y derechos.

Toda persona entiende que incumplir un contrato genera una deuda, aunque en esta situación el deudor no es responsable por no poder pagar, si leyó bien, no es responsable por no pagar, nuestro Código Civil y Comercial, prevé formas que actúan en defensa de los perjudicados.

Sabemos que la regla general es pagar, pero algunos deudores, hoy estarían en una situación de imposible cumplimiento, según nuestro Código Civil, en su Art 955 habilitaría al deudor a no pagar, liberándolo, porque los decretos presidenciales emitidos en nuestro país limitan el normal desarrollo comercial y laboral generando consecuencias en el ingreso de dinero en cada familia argentina afectada por la crisis.

Sabemos también, que quien debe recibir la prestación y no la recibe, va a perseguir lo que le corresponde, en la que el deudor deberá probar lo que invoca, aunque cada caso es particular según los rubros en los decretos mencionados.

La prohibición por la sanidad de todos nosotros, afecta la ejecución de una actividad comercial o laboral, por lo que suspende la obligación de pagar por parte del deudor porque es sobrevenida, es decir, comenzó luego de la firma del contrato que las partes celebraron y que se da en la mayoría de los casos.

El Art 1730 del nuevo código asocia el caso fortuito a la fuerza mayor y si de esto se desprende la causa del incumplimiento liberaría al deudor, produciendo la suspensión del pago e intereses del contrato, hasta tanto se habiliten las actividades comerciales y/o laborales, donde concluida esta
se reanudarían automáticamente.

Este caso expuesto por el Dr. Javier Montenegro MT 77F946 CPACF ya circula como procedimiento a efectuarse entre las partes interesadas, lo cual en forma virtual llegan a ponerse de acuerdo según el contexto que los aborde.

Abogado: Javier Montenegro

Matricula: 77F946 CPACF

Cel: 011-3132-1972