La crisis económica mundial todavía no toco fondo y pese a los millones de desempleados en todo el mundo, el ejecutivo nacional ya planea la vuelta al trabajo en más de 500 fabricas y miles de comercios abrirán.

El gobierno nacional esta ayudando económicamente a todos los sectores como pagarle parte del sueldo a empleados del sector privado, Pymes, medianas y grandes empresas, planes de ayuda a beneficiaros de la AUH, a los jubilados, monotributistas y autónomos. Si bien el confinamiento no puede durar para siempre, las medidas adoptadas en materia sanitaria fueron muy acertadas y el sistema sanitario ya esta preparado para asistir a miles de contagiados por el Coronavirus, la economía se abrirá paulatinamente pero con todos los cuidados preventivos.

En la Argentina la cuarentena fue acertada en el momento previo que el resto del mundo vivía el colapso de los sistemas sanitarios por los miles de contagios diarios por el Covid-19. Nuestro país hoy tiene menos de 5 mil contagios en todo el territorio y desde el 20 de marzo la cuarentena obligatoria fue de las mejores del mundo, por eso es un ejemplo.

Pese a la crisis y el superendeudamiento que provoco el Gobierno de Mauricio Macri, hoy Alberto Fernández con aciertos y errores, puede salir aireoso y es la oportunidad que tiene la Argentina de volcar el sector productivo para el bienestar de todos los argentinos, es por eso que más de 500 fabricas abrirán, en lo que entre ellas se encuentran, la industria automotriz, autopartes, química, petroquímica, plásticos, metal mecánica, cemento, textil, indumentaria y calzado, entre otros. El listado lo armó el Ministerio de Desarrollo Productivo, a cargo de Matías Kulfas, priorizando las compañías de capital intensivo y las exportadoras.

En esta coyuntura de crisis mundial, el Gobierno esta preparando una medida donde la cosecha va ser similar a años anteriores, pero el trabajo de miles de empresas que se dediquen a la producción de alimentos, donde nuestro país exportará y asistirá al mundo en un mercado que se esta debilitando poco a poco, ya que el planeta esta en cuarentena.

También desde el 10 de mayo se viene una amplia apertura comercial. Salvo en la Ciudad de Buenos Aires, en el conurbano bonaerense, en Rosario y en la Ciudad de Córdoba, los comercios minoristas podrán abrir en todo el país, siempre con acuerdo de los gobernadores. No así los shoppings. En el mismo área también comenzarán a funcionar peluquerías y otros negocios de servicios.

Respecto al empleo, al comienzo de la cuarentena estaba habilitado por excepciones el 43% de la plantilla nacional, hoy ya llega al 51% y a partir del 10 de mayo se apunta a poner a trabajar a más del 70 por ciento.

Así el gobierno sale a poner en funcionamiento buena parte del aparato productivo y se asegura una mejor performance exportadora y sostener el empleo en la medida de lo posible. En materia de ventas externas, se espera una cosecha agrícola récord, que, sumada a los saldos exportables de la agroindustria y las manufacturas, alcanzará niveles no tan lejanos a los habituales.

Las empresas y gobierno trabajan en los protocolos sanitarios que deberán cumplir para comenzar a producir. En la mayoría de los casos los trabajadores no viajarán en transporte público. Las empresas contratarán micros de larga distancia en los que los empleados deberán viajar sentados asiento de por medio y otros viajarán en sus propios vehículos.

En la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof también avanza en una mayor apertura y el objetivo es que, siguiendo protocolos y el trabajo de los intendentes, a partir del 10 de mayo alrededor de 90 de los 135 municipios de la provincia estarían funcionando con cada vez menos restricciones.

El Gobierno nacional y provinciales, imparten como idea el ir recuperando gradualmente la actividad, siempre y cuando monitoreando la dinámica de los contagios y la respuesta del sistema sanitario.

Asesores que integran el equipo de salud que asesoran al Presidente, aseguraron que la solución a la pandemia no es quedarnos adentro todo el tiempo y que el virus no se va a ir solo, y seguirá circulando aunque sea lentamente. Al estar preparado el sistema de salud, llego la hora de administrar el contagio hasta que más de la mitad de los argentinos se hayan contagiado y así inmunizado. Por eso ahora funcionarios de distinta índole, se preparan para comenzar a salir de a poco, siempre y cuando cuidando a los ciudadanos de alto riesgo.

El ministro de Salud de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Gollan, señaló en la misma línea: “A este ritmo vamos a tardar 600 años en contagiarnos todos. Es hora de comenzar a subir la velocidad de transmisión, cuidando siempre que se mantenga bajo control”.

El ministro de producción, Kulfas dijo: “Vamos a abrir la economía con rígidos protocolos sanitarios con el objetivo de que los argentinos vuelvan a trabajar y vamos a administrar el contagio con sumo cuidado”. El poder ejecutivo piensa seriamente que“La cuarentena para todos los sectores de riesgo hay que mantenerla. Que haya más contagios, pero no más fallecidos”.