Tras un mal uso del servicio de inteligencia nacional por parte del gobierno de Mauricio Macri, lo que prometió Alberto fernández aquel 10 de diciembre se hace realidad y es de publico conocimiento los fondos reservados de la Agencia Federal de Inteligencia.

La AFI, continuadora de la ex SIDE, publicó esta mañana un detalle en sus gastos por primera vez. La información salió en el Boletín Oficial y revela desde una reducción de 211 millones de pesos en gastos reservados a la venta de inmuebles por 567 millones que podrán ser destinados a la compra de bienes pero no a otros gastos.

En su discurso de asunción presidencial, el 10 de diciembre de 2019, Alberto Fernández anunció la derogación del decreto 656, firmado por Mauricio Macri y Marcos Peña el 6 de mayo de 2016. Ese decreto de Macri había derogado uno de CFK que había eliminado los fondos reservados. O sea, Macri restauró el oscurantismo en la vieja SIDE para que su amigo Gustavo Arribas dispusiera de recursos sin rendir gastos. Esos fondos fueron el W-40 del engranaje de persecución judicial y mediática a opositores.

El 20 de diciembre del 2019, el presidente firmó el decreto 52, que eliminó los fondos reservados y dispuso la intervención de la AFI. La tarea fue encomendada a la fiscal Cristina Caamaño, que entre sus primeras medidas cortó la relación entre Comodoro Py y los espías y ahora cumple con la publicación de los gastos de la vieja SIDE por primera vez.

El DNU faculta al Jefe de Gabinete de Ministros, Santiago Cafiero a “transferir los fondos reservados que excedan a los necesarios para el normal funcionamiento de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), para su posterior reasignación a las políticas públicas nutricionales, educativas y de salud que resultan estratégicas para abordar la emergencia social y sanitaria”.

En la AFI, se incorporara al ejecutivo un crédito en favor de la Agencia Federal de Inteligencia, por la venta de inmuebles y la reducción de gastos reservados de los cuales $88 millones serán destinados al Ministerio de Salud para políticas sanitarias. Además, se amplió la facultad de gastos relacionados con las Obligaciones a cargo del Tesoro para poder atender las políticas económicas, sociales y de inversión pública necesarias.

Por otro lado, la interventora Caamaño explicó a la agencia Telam que “se trata de cumplir con el mandato presidencial de transparentar lo más posible a la Agencia Federal de Inteligencia, no solamente lo gastos sino también las actividades de la AFI. Es continuar con la misión encomendada por Alberto Fernández de sacar a la AFI de los sótanos de democracia”.

Los fondos de la AFI figuran en una modificación presupuestaria, a cargo del Jefe de Gabinete Santiago Cafiero. Ahí se detallan gastos por 479.130.264 pesos. Dentro de eso, el número que más llama la atención es una reducción de 211 millones de pesos en el rubro gastos reservados.

Hasta 2014, cuando CFK modificó la ley de Inteligencia Nacional, todos los gastos de la vieja SIDE eran reservados. Hasta una resma de papel o la nafta para los autos. En su último año de mandato, CFK dispuso la eliminación de los fondos reservados en la rebautizada AFI, algo que no llegó a ejecutarse por el cambio de gobierno. Entre las primeras decisiones de Macri estuvo el retorno a la vieja tradición de no transparentar el uso del dinero por parte de los espías.