Las corporaciones lideradas por Paolo Rocca y Hector Magnetto reciben dinero del Estado mientras miles de Pymes piden auxilio y los bancos le niegan la solicitud.

Techint y Clarin son dos de las empresas más grandes del país, tienen fuertes ganancias y aún así el Gobierno las incluyó en el programa de ayuda para el pago de sueldos.

En una investigación del periodista ,Ari Lijalad, desnuda la hipocresía de Rocca y Magnetto al pedir ayuda del estado para pagar sueldos. A continuación van los casos detallados:

En el Caso Techint, los Trabajadores, recibieron un e-mail que decía : “Comunicamos a Usted que Techint S.A. ha accedido al ‘Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción’ dispuesto por el Gobierno Nacional a través del DNU 332/2020 y, en particular, al denominado ‘Salario Complementario’, consistente en una suma de dinero que la ANSeS acreditará en vuestra ‘cuenta sueldo’ en forma directa, como parte de su remuneración habitual del mes de abril de 2020, manteniéndose la obligación de pago del resto a cargo de su empleador”. Los subrayados están en el original.
Pero lo más insólito es el párrafo siguiente: “Teniendo en cuenta que dicho pago se dispuso con posterioridad a haber percibido su remuneración completa de dicho mes, en la liquidación correspondiente al mes de mayo de 2020 se le practicará el descuento del monto aportado por el Estado”. O sea, tenían el dinero para pagar los sueldos, lo pidieron igual, el Estado se los dio y ahora se lo descontarán a los trabajadores el mes que viene.

En el caso del Grupo Clarin, suma a la lista de beneficiados con la ayuda estatal para el pago de sueldos. A los trabajadores de Radio Mitre les comunicaron que la empresa accedió al Programa ATP. En Radio Mitre les depositaron el sueldo completo de abril a los trabajadores pero les avisaron que en los próximos días la ANSES les depositará la parte que “le correspondía” y que eso se los descontarán el mes que viene. Aun así sabiendo que el año pasado se respatieron 300 millones de dolares en ganancias, el programa ATP les otorgo el préstamo para pagar sueldos.

El Gobierno se propone salvar empresas para sostener la economia y aquí es dónde el criterio utilizado para el Programa ATP no parece el más justo. Hay miles de Pymes que facturaron apenas un poco más pero sus ventas en unidades cayeron, otras que aumentaron sus gastos al tomar nuevo personal. También están las que facturan pero no cobran, porque está rota la cadena de pago. Esos casos no son contemplados. Y en la escasez heredada no se toman los recaudos de ver que hay grandes empresas que cuentan con los recursos e igual piden la ayuda. Y la reciben.