Los expertos explican que es necesario focalizar la atención en los lugares más críticos.

En el día de hoy, uno de los infectologos que acompaña a Alberto Fernández, Tomas Orduna, explicó que “la Argentina tiene dos puntos: las villas por su densidad poblacional y sus problemas de infraestructura y los geriátricos debido a que concentran a la población más vulnerable frente a la pandemia”.

Explico que la mortalidad no aumento como el número de casos y que Argentina está lejos de llegar a una situación de saturación. Comparo la situación con lo que sucede en Brasil y dijo que tienen 230 muertos por millón de habitantes, sostuvo el médico infectólogo y asesor presidencial, Pedro Cahn.

“Esperamos que el pico de contagios sea una colina, una imagen ondulada y no un pico tipo Aconcagua”. Advirtió que no se sabe hoy hasta que altura va a llegar la curva de contagios hasta llegar al pico y dijo que “puede que sean dos semanas o pueden que sean cuatro”, manifestó a El Destape Radio Tomás Orduna, infectólogo del Hospital Muñiz.

“No nos sorprende que aumente el número de casos”, explica Cahn. “Tenemos algunos focos de incendio en los barrios populares”, afirmó Cahn en sintonía con lo planteado por Orduna. Controlar la circulación del virus en los barrios vulnerables y evitar que se propague en las cárceles son dos desafíos que señala Cahn. En caso de que aumente la producción de fábricas en la argentina, se deberá resolver el tema del uso del transporte racionalmente, explica el experto.