Lo hacia en un contexto de fragilidad económica tras 10 años de Menemismo y un gobierno de la Alianza, que se encontraba con una fuerte crisis que terminaría colapsando al país y Fernando de la Rúa procedería su dimisión el 21 de diciembre del 2001.

Con solo el 22% de los votos, Kirchner, comenzaba la gestión en una fecha excepcional tras la entrega del poder del entonces presidente elegido por el Parlamento, Eduardo Duhalde, en medio de una de las peores crisis de la historia del país. Se cumplen 17 años desde que el gobernador patagónico peronista llegó al Poder Ejecutivo Nacional y nombró como jefe de Gabinete a Alberto Fernández, el actual Jefe de Estado.

En las elecciones presidenciales del 27 de abril de 2003 la fórmula Kirchner-Daniel Scioli, del Frente para la Victoria, obtuvo 4.312.517 votos, el 22,24 % del total, resultando segundo detrás de la fórmula encabeza por el ex presidente Carlos Menem, quien luego se bajó del ballotage y no hubo segunda vuelta.

En referencia a la efeméride, su jefe de Gabinete Alberto Fernández escribió en Twitter: “Un día como hoy, hace 17 años, junto a Néstor Kirchner comenzábamos a transitar un camino que cambió a la Argentina y la puso nuevamente de pie. Los argentinos y las argentinas sabemos cómo levantarnos, porque ya lo hicimos muchas veces. Vamos a hacerlo una vez más”.

Eran tiempos en los que había muchas desconfianzas con la política y estaba mal visto se político y para muchos era mala palabra. En su gran mayoría eran vinculados al ‘Que se vayan todos’ de la crisis de 2001.

En su primer discurso como presidente electo en el Parlamento, Kirchner pronunció: “Formo parte de una generación diezmada, castigada con dolorosas ausencias; me sumé a las luchas políticas creyendo en valores y convicciones a las que no pienso dejar en la puerta de entrada de la Casa Rosada”.

En tiempos de pandemia de coronavirus el rol del Estado y el sistema de salud ideal son uno de los puntos de debate en todo el mundo y las palabras del ex presidente fallecido en su discurso vuelven a cobrar relevancia. El ex presidente Kirchner, manifestó que “en el campo de la salud, el Estado asumirá un rol articulador y regulador de la salud pública integral sumando los esfuerzos de los subsectores públicos provinciales y nacionales, privados y de obras sociales, orientado a consolidar las acciones que posibiliten generar accesibilidad a las prestaciones médicas y a los medicamentos para toda la población”.

Respecto a la deuda externa, el mandatario marcó que: “no se puede volver a pagar deuda a costa del hambre y la exclusión de los argentinos, generando más pobreza y aumentando la conflictividad social”. “Los acreedores tienen que entender que sólo podrán cobrar si a la Argentina le va bien. Creciendo nuestra economía crecerá nuestra capacidad de pago, ultimó.