El mandatario brasilero respondió de esa manera a una partidaria que le pidió “una palabra de confort en este momento” a los familiares de las víctimas.

En el día de ayer, el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, afirmó que la muerte “es el destino de todo el mundo” al ser interrogado sobre el mensaje que le enviaría a los familiares de las víctimas por el COVID-19 en Brasil, en el día en que el país registró un récord de fallecimientos por la pandemia.

“Yo lamento todos los muertos, pero es el destino de todo el mundo”, afirmó Bolsonaro en declaraciones que dio frente al Palacio de la Alvorada, la residencia oficial de la Presidencia brasileña en Brasilia, ante un grupo de seguidores.

El jefe de Estado respondió así a una partidaria que, mencionando pasajes de la Biblia, le pidió a Bolsonaro que diera “una palabra de confort en este momento” a los familiares de las víctimas. La declaración coincidió con la divulgación del nuevo boletín del Ministerio de Salud sobre la pandemia, según el cual Brasil registró este martes un récord de 1.262 nuevas muertes por COVID-19 en un único día, con lo que el total de víctimas se elevó a 31.199.

El número de muertos de este martes, superior a los 1.188 registrados el 21 de mayo, que constituía hasta ahora el día más fatal, confirma a Brasil como el cuarto país en número de víctimas en el mundo y lo incluye entre los que ya tienen más de 30.000 junto a Estados Unidos, Reino Unido e Italia.

Por último, recordemos que de acuerdo con el boletín del Ministerio, en las últimas 24 horas se registraron 28.936 nuevos casos, con lo que el número de contagiados subió a 555.383, que confirman a Brasil como el segundo país con más casos en el mundo después de Estados Unidos y el epicentro de la pandemia en América Latina.