Beijing rechazo el ofrecimiento a unirse a este pacto, alegando que su arsenal atómico es de lejos mucho más pequeño que el de las otras dos potencias.

En el día de hoy, en las primeras horas de la mañana, comenzaron en Vienna las negociaciones por un el desarme nuclear entre Estados Unidos y Rusia sobre su principal acuerdo nuclear, pero muchos observadores creen que es el principio del final. Donald Trump insistió en sumar a China a las discusiones que se realizarán en Viena sobre el Nuevo START; un tratado que limita las ojivas nucleares de Estados Unidos y Rusia.

Marshall Billingslea, diplomático de estadounidense en las negociaciones, presionó por incluir a Beijing alegando que puede contribuir a que el diálogo sea constructivo. China, cuyo arsenal nuclear se expande rápidamente aunque sigue siendo muy inferior a los de Estados Unidos y Rusia, ha rehusado sumarse al acuerdo en medio de múltiples tensiones con el presidente Donald Trump.

En tanto, Putin propuso retrasar el Nuevo START para dar más tiempo a negociar. Pero el embajador ruso en Washington, Anatoly Antonov, dijo ser “bastante pesimista”. “Por ahora no veo ninguna señal positiva”, sentenció. Rusia, cuyo arsenal nuclear es un factor clave de poder, dijo que quiere asegurarse la paridad con Washington.

Por último, el Nuevo START es un tratado que heredaron de la Guerra Fría y última adaptación de este pacto, fue negociada por el ex presidente Barack Obama. El tratado permite a Estados Unidos y Rusia a desplegar hasta 1.550 cabezas nucleares cada uno y reduce a la mitad los lanzadores nucleares estratégicos. También, se discutirá un control de armamento; incluyendo las amenazas de Estados Unidos de reanudar las pruebas nucleares que suspendió hace casi 30 años.