Se hacen pasar por personas amigables haciendo su trabajo para luego convertirse en sus verdugos y dejarlos sin nada.

En el día de hoy, en horas de la tarde, en la localidad de Monte Chingolo correspondiente al Partido de Lanús, se dio a conocer que vecinos denunciaron a unos cuidadores de adultos mayores que se apropiaban de casas de ancianos en contra de su voluntad y mediante cesiones de tierras truchas se quedaban con sus terrenos.

Casa de Carmen Cabaleiro

La fiscalia de turno que investiga el homicidio de Carmen Cabaleiro y el abandono de Alicia Cabaleiro por parte de los cuidadores, investiga la estafa y la posesión de los inmuebles de las jubiladas que se quedaron sin sus casas y sus ahorros.

Los damnificados de estos hechos son dos señoras mayores llamadas Carmen Cabaleiro y Alicia Cabaleiro que fueron parte de este infortunado caso que estremece la ciudad entera, alertados por los vecinos del barrio. La señora Cristina Alejandra Pérez junto a Leonardo Damian Rodriguez son la pareja que estafaron a las jubiladas.

Notificación de la perdida de la documentación

En primera medida, luego de un tiempo ayudando a estas señoras, les cambiaron todas las titularidades de sus servicios, a lo que luego cuando fallece Carmen, se le oculta a su familia, quienes se enteran 10 días después del deceso. No obstante, es la misma Cuidadora que decide cremarla sin autorización de sus familiares y días después según fuentes municipales de salud, se dio a conocer que Carmen Cabeleiro, falleció por un paro cardio respiratorio por desnutrición y la falta de administración de sus medicamentos.

A todo esto, la apoderada del suministro de medicamentos y la jubilación de ANSES de Carmen Cabaleiro, es la misma la cuidadora, Cristina Perez, la estafadora que vivía con su marido y sus hijos en la misma casa que la jubilada.

Actualmente, hay otra propiedad donde se encuentra su hermana Alicia Cabaleiro, con el agravante que se encuentra en un estado de senilidad avanzado, sin atención ni tratamiento y no reconoce a nadie. Su estado de salud es deplorable, de bajo peso y casi famélica, en medio de una atmósfera fétida por las napas freáticas y la humedad de la vivienda.

Servicio de la casa de Carmen Cabaleiro al nombre de Cristina Perez

Según testigos del barrio, comentan que la Sra. Cristina Pérez “compro” la casa de las ancianas estafandola cuando la hicieron firmar unos papeles de dudosa procedencia, para quedarse con su casa. Otro de los relatos, es a través de un remisero quien manifestó, que en un viaje la Sra Carmen tuvo que realizar una denuncia porque le habían robado sus pertenencias.

Unos de los hechos segpún testigos, procede que a la anciana la llevaron a la ANSES cuando tenia que formar la supervivencia, pero que en realidad la pareja estafadora la llevaron a una casa para firmar unos papeles, que resultaban ser la documentación de la venta de la propiedad a Cristina Perez y su marido.

Es por esto, que concluye que las firmas de las hermanas Cabaleiro en vida, son todas apócrifas, donde se las obligo a firmar un instrumento carente de legalidad donde ellas le vendían su propiedad, ese documento que adjuntamos para que el lector pueda apreciar, se notara la precariedad de cuerpo del texto, más las firmas que son realizadas por la misma caligrafía, y a las pobres abuelas la hicieron poner su huella digital para la compra de una propiedad por dos lotes, y si además chequeamos la dirección de la inmobiliaria, en esa dirección se encuentra un kiosko, es mucho el abuso para que esto no se conozca y se haga público.