En lo que va de septiembre, tres modelos de producción local encabezan el ranking de patentamientos. No sucedía desde antes de 2003. Dos son pickups de alto valor.

En la industria nacional automotriz, Septiembre se encamina a ser un mes que puede marcar un antes y después. Si se mantiene la tendencia de estos primeros 18 días en materia de patentamientos de autos, se produciría un hecho novedoso en el comportamiento de la demanda. Por primera vez en casi 20 años, tres modelos de producción nacional encabezan el ranking de ventas.

con más de 1000 unidades, el liderazgo lo tenía la pickup Hilux de Toyota que se fabrica en la planta de Zárate. El segundo lugar, con 762 vehículos, estaba ocupado por el Fiat Cronos, salido de la fábrica de esa marca en Córdoba. El tercer puesto corresponde a otra pickup, la Amarok de Volkswagen, que se produce en General Pacheco, con 716 operaciones. Recién en la cuarta posición aparece un modelo importado como el VW Gol. En agosto, el Chevrolet Onix que viene de Brasil se ubicó en el segundo lugar del ranking e impidió que se registrara esta marca histórica.

En los últimos cuatro años, el mercado estuvo dominado por 0 km importados, generalmente del segmento chico y de origen brasileño. Así, el mercado llegó a tener más de 70% de vehículos del exterior. La pickup de Toyota se filtraba en las primeras posiciones -incluso llegó a liderar las ventas anuales en dos oportunidades-, pero siempre acompañada en los primeros puestos de 0 km del exterior.

Hay que remontarse a los últimos meses de 2015 y al primero de 2016 para encontrar los tres lugares del podio ocupados por vehículos salidos de las fábricas locales. En aquella oportunidad, el Chevrolet Classic, el Renault Clio Mio y el Fiat Palio se disputaron por unos meses los primeros puestos. Pero no era ese triunvirato 100% nacional debido a que el vehículo de la marca italiana se repartía, según las versiones, el origen del producto. La Attractive se fabricaba en Córdoba, pero la Essence y Sporting llegaban de Brasil. Por lo tanto, no se podría considerar de la misma forma que lo que sucede hoy, en los que la totalidad de las unidades son “made in Argentina”. Antes de eso, el liderazgo estuvo monopolizado por el VW Gol brasileño desde la salida de la crisis de 2002.

Por este motivo hay que remontarse más atrás, hasta finales de los 90, para encontrar el dominio de autos nacionales. Se venía de empresas como Sevel (Fiat-Peugeot), Ciadea (Renault) y Autolatina (Ford-VW) que, en ese tramo último de la década, dejaban paso para el desembarco de las multinacionales que tomaban el control de las operaciones, desplazando a empresarios argentinos.

La profundización del “cepo” está provocando el aumento de las consultas para adquirir vehículos de los segmentos más altos ya que estos se siguen cotizando al dólar oficial mientras que el cambio paralelo tuvo un incremento, lo que genera más ganancia para el consumidor dolarizado.

Fuente: Ámbito Financiero